martes, 12 de julio de 2011

TENEMOS LA LLAVE QUE ABRE LA PUERTA

Estamos encerrados. Estamos solos. Pero podemos abrir la puerta. Podemos salir. O dejar entrar. Si abrimos la puerta, Dios entra y lo llena todo, y ya no hay puerta, ni muros. Si abrimos la puerta y salimos de nuestro estrecho yo, saltamos a la inmensidad, nos abrazamos con todos los seres.
Todo puede cambiar. Tenemos la llave, la solución, en el fondo de nuestra conciencia. Es nuestra opción.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El valle de los narcisos, capítulo 11: quedar atrapado.

11. Mi madre golpeó suavemente a la puerta de mi habitación antes de asomarse. _ David ¿hoy no piensas comer? Me pareció una pr...