lunes, 22 de agosto de 2011

A LOS JÓVENES DE LAS J.M.J, Y A LOS INDIGNADOS

Jóvenes peregrinos: conozco a algunos jóvenes indignados, a algunos de los que acamparon en Sol: luchan por la justicia, contra los abusos de poder, por los más desfavorecidos. Se les añadieron otros, los marginados: los sin techo de Madrid que buscaban comida y un sitio para dormir; y otros, víctimas del alcohol, o las drogas…se mezclaron con ellos, y ellos no los echaron (¿lo habría hecho Jesús, el que nos contó la parábola del buen samaritano justificando al que se compadecía y no al sacerdote y levita que pasaron de largo?). No los echaron aunque deslucían su imagen. Jóvenes peregrinos, no os creáis los únicos depositarios del Bien; sois la juventud del Papa, pero hay otra juventud entre la que camina la Bondad, y seguro que lo haría Jesús (¿no es el Compasivo?).
Jóvenes indignados: conozco a algunos jóvenes peregrinos, y son jóvenes llenos de entusiasmo, algunos comprometidos con los demás. La soberbia, los alardes de riqueza y poder os pueden indignar, pero existen otros hombres y mujeres que tienen como maestro a un Jesús que miraría con ternura vuestro esfuerzo y vuestra lucha. No caigamos en la intolerancia fanática, no dinamitemos Budas, o imágenes de Semana Santa. Alarguemos la mano, caminemos juntos: para algunos su Dios es eso. Sí, Dios es eso, y mucho más: en ese más nos encontramos todos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El valle de los narcisos, capítulo 11: quedar atrapado.

11. Mi madre golpeó suavemente a la puerta de mi habitación antes de asomarse. _ David ¿hoy no piensas comer? Me pareció una pr...