sábado, 15 de octubre de 2011

15O, SOMOS GENTE.

Somos gente, hombres y mujeres, jóvenes y no tan jóvenes que con nuestras artritis intentamos marchar sin dejar de soñar y esperar en los que vienen detrás. Y luego están los que parecen haber dejado de ser gente: los políticos, los que se suponía que nos representaban y nos servían. Y detrás, está él: el dinero, nuestra creación de largos dedos que lo maneja todo. No es gente, y los que lo poseen parecen no serlo tampoco. Es el momento de despertar, de marchar por las calles y hacernos oír: somos gente. Sólo  así la vida es humana y digna de ser vivida. Somos gente, sed gente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El valle de los narcisos, capítulo 11: quedar atrapado.

11. Mi madre golpeó suavemente a la puerta de mi habitación antes de asomarse. _ David ¿hoy no piensas comer? Me pareció una pr...