sábado, 8 de octubre de 2011

¡A LAS ARMAS, CIUDADANOS! Y ESTAS SON HOY NUESTRAS ARMAS: NUESTRAS VOCES, UNIDAS, A TRAVÉS DEL MUNDO ENTERO. MARCHA PACÍFICA, MARCHA DE LOS FUERTES. 15 OCTUBRE.


El siglo de las luces dio paso a la Revolución Francesa, que enarbolaba el sueño de todos los indignados de la historia: LIBERTAD, IGUALDAD, FRATERNIDAD. Fue dolorosa y sangrienta, consiguió grandes logros, y acarreó también vergüenza e injusticia. Los grandes revolucionarios también se transformaron en tiranos y verdugos. Pero el sueño perdura. Y hoy acaricia unas nuevas lanzas, unos fusiles de viento, poderosos, de larga distancia, distancia impensable. He aquí filosofía y técnica de la mano, y las ondas al servicio de los pueblos y sus voces, como una sola voz.
Creer en el ser humano es creer en la fuerza de su razón y su palabra. Esta fuerza es imparable, fluye como una corriente poderosa en las redes que unen a todos los hombres más allá de las fronteras y muros que han alzado los poderosos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Caminando hacia ese punto de encuentro, ese abrazo con todo, que se traduce en acciones llenas de comprensión y compasión.

Hago una pausa durante un tiempo, para internarme en ese camino en búsqueda de respuestas.  "...somos conscientes de nuestra ...