sábado, 10 de marzo de 2012

JULIO LOIS, LA GRANDEZA HORIZONTAL

Me habían hablado de él e inmediatamente sentí deseos de conocerlo. Pero no hubo tiempo. Asistí  a su funeral, en su iglesia de barrio, en el Pozo, barrio de Vallecas. Oí las palabras emocionadas de sus compañeros sacerdotes, y de la gente del barrio, tantos a los que había ayudado.
Mi amiga lo había conocido personalmente y me contó una anécdota que guardo como un tesoro. Julio Lois, hijo de familia acomodada, Licenciado en Derecho por la Universidad de Santiago de Compostela, diplomado en Sociología Pastoral en Roma y doctorado en Teología por la Universidad Pontificia de Salamanca, se entregó a su trabajo en uno de los barrios más humildes de Madrid.
_ Nunca me sentí inferior cuando estuve con Julio_ se lo comentó a mi amiga una de las mujeres a las que Julio enseñaba a sumar y restar.
Se ha hablado mucho de este sacerdote, fallecido el 22 de agosto de 2011, y de su postura dentro de la teología de la liberación. Hace unos días la iglesia de base lo homenajeó junto con sus compañeros el padre Llanos y Diez Alegría en la parroquia de San Carlos Borromeo, en Madrid. Pero de todo lo que se ha hablado de él,  a mí me ha impactado esta sencilla anécdota que me trae a la mente las palabras de Jesús de Nazaret: “Vosotros, en cambio, no os dejéis llamar “Rabbi”, porque uno solo es vuestro Maestro, y vosotros sois todos hermanos. Ni llaméis  a nadie Padre vuestro en la tierra, porque uno solo es vuestro Padre: el del cielo”[1]
Un nuevo movimiento sacude la sociedad, un movimiento esperanzador: un sueño de auténtica democracia, de horizontalidad. Y he aquí que hace más de 2000 años alguien ya nos lo propuso. Y hombres como Julio Lois, lo han hecho realidad en sus vidas, un ejemplo y esperanza para los que luchan por un mundo mejor.

Imagen:www.laparedamarilla.blogspot.com

[1] Mateo 23,8-10, Biblia de Jerusalén

1 comentario:

Caminando hacia ese punto de encuentro, ese abrazo con todo, que se traduce en acciones llenas de comprensión y compasión.

Hago una pausa durante un tiempo, para internarme en ese camino en búsqueda de respuestas.  "...somos conscientes de nuestra ...