jueves, 1 de marzo de 2012

LA OPCIÓN POSITIVA, EN LOS DÍAS NEGROS

Es fácil ser optimista cuando las cosas van bien, incluso medio bien. Lo difícil es seguir siéndolo en esos días negros, torcidos, tormentosos. Todos tenemos esos días, e incluso en los buenos momentos personales: basta con echar una ojeada alrededor para darse cuenta de que lo que nos rodea es un auténtico desastre. Y entonces pienso cómo voy a ser capaz de defender mi ensayo, La opción positiva, y me digo que para muchos no habrá argumento que valga. En ese momento me pregunto por qué se me ocurrió meterme en esto, y es en ese momento cuando pienso en ellos. En los hombres y mujeres que luchan por un mañana mejor a pesar de todo. Y son ellos los que me animan a seguir, no mis palabras ni mis argumentos, sino sus vidas. Gente como los activistas de Amnistía Internacional que arriesgan sus vidas en todos los rincones del mundo por los demás, o personas como Vicente Ferrer y las personas que siguen con su legado a través de su Fundación, personas que no se detienen a explicar el sufrimiento sino que se empeñan en aliviarlo. Y lo consiguen. Poco o mucho. ¿Pero que es poco o mucho? La existencia de personas así es el pilar sobre el que se sostiene la esperanza y el sentido de la vida. Lo demás, por grandioso que parezca, es humo.


Dolores Vendrell
Tiene el gusto de invitarles a la presentación de su libro
LA OPCIÓN POSITIVA
Miércoles 7 de marzo, a las 18:30 horas

Salon de la Junta Municipal Distrito Norte
C/ Inspector Juan Antonio Bueno, nº 2 Alcorcón, Madrid
(perpendicular a la Calle de la Paz y Avenida de la Libertad, entre estaciones del metro Puerta del Sur y Joaquin Vilumbrales; autobús 514 desde Principe Pio)


Estaré encantada de veros
Un saludo

1 comentario:

  1. Dolores, iremos a verte sin falta, Miguel que ha leido tu libro habla maravillas de lo que escribes. Yo tambien lo leeré.
    Otra cosa, tal y como te comenté, queria recomendarte un blog y es el que te adjunto
    Muchos besos
    http://elespejodelaluna.blogspot.com/

    ResponderEliminar

El valle de los narcisos, capítulo 11: quedar atrapado.

11. Mi madre golpeó suavemente a la puerta de mi habitación antes de asomarse. _ David ¿hoy no piensas comer? Me pareció una pr...