viernes, 13 de abril de 2012

DESNUDO, O LA AUTÉNTICA FELICIDAD

Vivimos en la superficie de las cosas. Disfrazados, maquillados, a veces hasta acorazados. Engañando, y lo que es peor, engañados. Autoengañados, en medio del ruido y el brillo de los espejismos.
Hace falta cerrar los ojos, buscar el silencio y mirar dentro, sin miedo, con todo el valor que hace falta para conocernos a nosotros mismos. Empezar por ahí: por no engañarnos. Nos podrán atar, amordazar, encarcelar, pero sólo nosotros mismos podemos engañarnos. Y sólo la verdad, la sinceridad con la que nos miremos en nuestro interior nos hará libres y felices.
La auténtica felicidad, nadie ni nada nos la puede dar o arrebatar. Es un don, como la misma existencia. Pero esto no significa que es algo definitivamente alcanzado: la podemos enturbiar, empañar, apagar y cada día, cada amanecer, tenemos que decidir ser felices, ser libres, ser auténticos. Entonces nuestras vidas podrán ser una bendición para los demás, no un estorbo o un obstáculo que les vele la auténtica felicidad.
http://www.alcorverde.blogspot.com/

Imagen:www.melisa-melancolia.blogspot.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Caminando hacia ese punto de encuentro, ese abrazo con todo, que se traduce en acciones llenas de comprensión y compasión.

Hago una pausa durante un tiempo, para internarme en ese camino en búsqueda de respuestas.  "...somos conscientes de nuestra ...