martes, 26 de junio de 2012

LA SONRISA ESPERANZADA DE LOS DESESPERADOS: NUESTRA RESPONSABILIDAD, NUESTRO RETO

Me ha ocurrido ya más de una vez: me paro en la calle con mi pliego de la ILP  contra los desahucios a favor de la dación en pago. La gente habla, cuenta su propia situación. Cada vez son más, y más desesperados. ¿Van a quitar las becas de comedor? pregunta una madre. Porque otros años, por estas fechas, ya las habíamos solicitado. Yo he pedido una RMI, me dice otra mujer (antes no sabíamos que quería decir esto: Renta Mínima…). Se me ponen los pelos de punta, dice la primera. Si no hay becas de comedor ¿cómo voy a poder dar de comer a mis hijos? Hoy, 26 de junio 2012, siglo XXI, en Alcorcón, España (sí, la gran España, la de la Roja…) Hay hambre, desesperación, pobreza. Milito en un nuevo partido, les digo (han hablado con amargura de todos los que nos dirigen, con ira contenida) ¿Cuál? preguntan. EQUO. Y entonces la mujer sonríe, como si se hubiese abierto un claro en un cielo tormentoso. Ah, sí, los conozco…Y a mí esa sonrisa me espolea el alma y siento el peso de una enorme responsabilidad y la energía de una nueva conciencia.

Imagen: enunlugardelared-mayford.blogspot.com

2 comentarios:

El valle de los narcisos, capítulo 11: quedar atrapado.

11. Mi madre golpeó suavemente a la puerta de mi habitación antes de asomarse. _ David ¿hoy no piensas comer? Me pareció una pr...