sábado, 30 de junio de 2012

¿YO SOY ESPAÑOL, ESPAÑOL, ESPAÑOL?

Esta noche quizás ganemos, o perdamos. Pero ayer, viernes 29 de junio 2012, ayer perdimos. No en el estadio, sino en la Catedral de Madrid, en la Almudena. Sí, soy española. Sí, soy ciudadana del mundo, soy un ser humano, y creo en los Derechos  Universales del Hombre, y en los derechos constitucionales de los españoles. Creo en el derecho a la libertad, a la igualdad ante la Ley, en el derecho a la Educación y a la Sanidad, en el derecho a una vivienda, en el derecho al agua y al pan y al trabajo digno para ganarlos. Creo en las enseñanzas de los hombres justos que nos dignifican, en el mensaje de fraternidad de Jesús de Nazaret. Por eso ayer fui a la Almudena, para apoyar a las personas encerradas de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca. La verja estaba abierta, había algunos furgones y policias delante, nadie nos dijo que no entrásemos. Me senté junto a las escaleras. No insulté a nadie, no agredí a nadie, no cause´ningún daño a nadie ni a nada. Estaba al pie de la Catedral y recordaba el derecho medieval a asilo. Hoy ya no existe. ¿Quién los auxiliará hoy, a los sin techo? Eso pensaba, en silencio. La policia nos mandó salir. Salimos en fila. Hicieron un cordón policial, pero conforme saliamos nos ordenaron ponernos junto a la pared, en un rincón ( eramos pocos, sí, cabíamos en un rincón) A la prensa la hicieron salir del "rincón". Nos pidieron los carnets, los pasaportes. Nos rodearon. Vinieron más furgones, más policias. Una abogada habló, la mandaron callar. Los retenidos se arrodillaron, simulando una ejecución. Veinte furgones bordearon toda la fachada de la Catedral. Unas treinta personas en un rincón, otras tantas encerradas en la Catedral. Nos retuvieron durante un tiempo, tomaron nuestros datos, nos amenazaron con una multa. ¿Por qué? ¿ Porque no respetaron mis derechos?  Por fin salimos del "rincón" para ver como sacaban a los encerrados, en fila, en silencio.
Ayer perdimos.No, rectifico de acuerdo con un comentario: ayer ganamos, ganamos solidaridad, ganamos si conmovimos la calma de los callados...podemos, junt@s, podemos

3 comentarios:

  1. Pues en equo alcorcon te han puesto cuatro comentarios
    saludos Dolores, admiramos tu valentia porque te sale del corazón

    ResponderEliminar
  2. Dolores, me permitiré la libertad de reproducir tu escrito.

    Lo peor de todo es que los pagamos para que nos protejan a nosotros de ellos, a los débiles de los mezquinos,de los injustos,de los que crean burbujas... Pero nunca vemos que detengan ni que arrinconen a tantos 'quebradores' de Cajas y bancos, nunca vemos que arrinconen a tanto desalmado que utiliza dinero público para sus viajes y celebraciones particulares, no vemos que la poli arrincone a tanto defraudador, a los evasores de impuestos, a los que se escaquean de juicios por sus nombres y cargos...

    Pagamos policía para que nos protejan de los poderosos que han destrozado vidas y haciendas, para que nos protejan de banqueros que han hundido al país y que encima tenemos que salvarlos con los sacrificios de todo un pueblo.

    Cada día se parecen más a los grises, cada día la poli se aleja mas del pueblo, cada día el gobierno se va más allá, ellos a su bola y el resto al rincón.

    Que vergüenza de policía. Que vergüenza de Gobierno, que vergüenza de banqueros... No es extraño que mucha gente empiece a pensar en dejar de pagar a aquellos que solo apoyan a los poderosos.

    PD. Y cual fue el papel de la Iglesia?, prestó acogida, salió a defender a los débiles ante los usureros y sus huestes?

    Un fuerte abrazo, Manuhermon

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Manuel, por supuesto que puedes reproducir la entrada, estoy de acuerdo con tu comentario...y también con tu crítica a "esa iglesia" que para mí está secuestrada por el poder...la auténtica está siempre al lado de los que sufren
      un abrazo, seguimos intentando adecentar el infierno

      Eliminar

Caminando hacia ese punto de encuentro, ese abrazo con todo, que se traduce en acciones llenas de comprensión y compasión.

Hago una pausa durante un tiempo, para internarme en ese camino en búsqueda de respuestas.  "...somos conscientes de nuestra ...