viernes, 28 de septiembre de 2012

LA VUELTA AL COLE, OTRA VUELTA DE TUERCA


 
En una circular a los padres de los alumnos de un Centro privado, la Directora de dicho Centro se congratulaba en informarles de los beneficios fiscales a los que podían acceder:
“…La deducción de los gastos de enseñanza en la declaración de la renta de 2011, será de 900 € por cada hijo y podrán aplicarla todas las familias con rentas de hasta 30.000 € por cada miembro de la unidad familiar. Es decir, que si está compuesta por los padres y un hijo la renta a considerar será de 90.000 € al año, con dos hijos de 120.000 € y así sucesivamente.
Para más información La Ley está publicada en el BOCM de 29 de diciembre. Se encuentra regulado en el artículo 1 de la LEY 9/2010, de 23 de diciembre, de Medidas Fiscales, Administrativas y Racionalización del Sector Público...”
            Y ahora no hay dinero para becas de libros. Tiene tres niños, carece de ingresos, espera un desahucio. Y los niños no quieren ir al colegio porque no tienen libros. Acude al Ayuntamiento, pero no hay dinero en los fondos de emergencias (claro, hay que devolver el dinero a esos padres cuya renta es de 90.000€ al año, 900€ por hijo, y los gastos de uniformes…) Y ella acude a alguna ONG, pero le dan arroz y harina (que también necesita) porque están desbordadas…Y mañana, otra mañana más, los niños no querrán ir al colegio. Pero es que los padres tienen derecho a la libertad de elección de centro_ se defenderán los neoliberales para justificarse. Bien, sí por la libertad, si va de la mano de la equidad. No mientras haya niños que no quieran ir al colegio por no tener libros.

lunes, 24 de septiembre de 2012

COMPASIÓN Y EMPATIA ¿DEBILIDAD O FUERZA?

Compadecer: (del latín cum juntamente y pati: sufrir, soportar); empatía (del vocablo griego antiguo εμπαθεια, formado εν, 'en el interior de', y πάθoς, 'sufrimiento, lo que se sufre'), capacidad cognitiva de percibir en un contexto común lo que otro individuo puede sentir. También es un sentimiento de participación afectiva de una persona en la realidad que afecta a otra. Ambas palabras están muy próximas entre si según su etimología. La nueva palabra, empatía, (que no está recogida en muchos antiguos diccionarios) supone un paso más en lo que supone la compasión: ya no es sólo sufrir con, sino sufrir en.
            “El cristianismo ha sido considerado por algunos filósofos como la religión de los débiles_ escribí en mi ensayo La opción positiva_ Nietzche decía que los débiles y los fracasados deben perecer y que más perjudicial que cualquier vicio es la obra de misericordia con toda suerte de desgraciados y débiles, el cristianismo.[1] Y no lo consideran así únicamente él y aquellos filósofos que teorizaron sobre ello, sino que esta idea está presente en el pensamiento moderno aunque no siempre se explicite. Basta con observar cómo se considera signo de estupidez actos de bondad y por el contrario como se aprecia la astucia del que sabe medrar aún a costa de un comportamiento deshonesto. El ejemplo de líderes políticos, de hombres públicos, los constantes escándalos de corrupción y abuso de poder no hacen más que poner de manifiesto lo que acabo de señalar”.
            El dilema entre la compasión y la empatía por una parte y el “sálvese quien pueda” por otra,  es más apremiante en momentos de crisis como el actual, y aquí quisiera volver a insistir en la fuerza y la lucidez que supone la auténtica compasión y la empatía.
            Lucidez, porque presuponen el conocimiento profundo de ser parte de un todo, como las células son parte de un organismo unitario. El bien de uno es el bien de todos, el sufrimiento de uno es el sufrimiento de todos. Lo contrario nos transforma en tumores malignos que nos destruyen. La misma naturaleza nos ha dotado de mecanismos para “sentir” esta realidad, y se ha demostrado científicamente que el altruismo, la generosidad, desencadenan mecanismos que producen satisfacción. Pero, por desgracia, tenemos ojos y no vemos, tenemos oídos y no oímos; tenemos corazón y no sentimos. O consideramos debilidad el hecho de sentir.
            La verdadera compasión y la empatía no son debilidad, son la mayor fuerza que existe. No es el sentimiento de plañideras y cobardes, es el  motor que nos hace salir de nosotros mismos para identificarnos con el Motor que mueve el mundo: la Fuerza Creadora del Amor. Es la Fuerza Maternal que no sabe de obstáculos ni barreras, que no se rinde jamás. No, no es el dinero el que mueve el mundo. El dinero es un ídolo perverso que ha embrutecido nuestro corazón y abotargado nuestra conciencia. Los que están esclavizados a él se creen los amos del mundo. Pero solo es libre el que es el amo de su propio corazón.
Imagen: blogdecine.blogspot.com



[1] “…los débiles y los fracasados deben perecer, primer principio de nuestro amor a los hombres. Y hay que ayudarles a ello. ¿Qué es más perjudicial que cualquier vicio? La obra de misericordia con toda suerte de desgraciados y débiles, el cristianismo…” Johannes Hirschberger, Nietzsche, segundo aforismo del Anticristo. Historia de la Filosofía, , Editorial Herder,   Barcelona 1967, pag.333

viernes, 21 de septiembre de 2012

"¡SOIS UNA PANDILLA DE MALEANTES!"

¿Eh? ¿Quién? ¿A mí me lo dicen? ¿Quién lo dice?
Sí, vivimos en continuo sobresalto, por lo difícil de la situación pero también, y en gran medida, porque en cualquier momento nos sentimos señalados por un dedo acusador, con más o menos cinismo, con más o menos diplomacia. El pueblo se lo grita a sus gobernantes, los gobernantes se lo gritan al pueblo, o se lo susurran (aunque a veces se les escapa una grosería como a la diputada Fabra, con su famoso ¡que se j…!)
Con gesto de maestra estilo Señorita Rotenmeyer, se lo espetan a los parados: que tendrán que ir a limpiar los bosques calcinados y si no…( y el dedo señala amenazante un castigo). ¿No hubiera sido más sensato, y mucho más económico, haber creado puestos de trabajo, puestos de operarios que cuidasen de nuestros bosques, puestos de vigilantes que velasen continuamente por nuestros árboles y evitasen el desastre? Pero ¿es que realmente les importan, nuestros bosques, nuestros árboles? ¿O se trata de señalar a esos parados? que no se piensen que se van a ir de rositas y van a estar cobrando así, sin más; y lo de limpiar bosques les va como anillo al dedo, pensarán.
Y ahora les toca a nuestros niños. A los más débiles, a los más desamparados. Pequeños árboles que arderán sin el cuidado de sus maestros y maestras. Son los alumnos de la educación compensatoria de la Comunidad de Madrid. Son casos anecdóticos, pensarán algunos que ni siquiera habrán oído hablar del asunto: se trata de los niños que pasan de la Enseñanza Primaria a Secundaria con un gran desfase, niños que apenas pueden soportar el peso de una vida que para la mayoría es un infierno por diversas causas familiares y sociales. Niños que desearían dormir, olvidar. “Pero ¿por qué fumas porros? ¿no sabes que  arruinan tu salud, tu vida?” le pregunta mi amiga maestra a uno de ellos “Así no pienso”, responde. Mi amiga, y otros muchos como ella, han dedicado todos sus esfuerzos en abrir el horizonte de estos chicos y chicas, han luchado por ellos a corazón abierto, a veces contra el desánimo y el cansancio, pero siempre con la satisfacción de estar al lado de los más débiles y de sacarlos del infierno. Pues se acabó: a 31 de agosto la Comunidad de Madrid ha dado orden a los maestros y maestras de compensatoria de volver a las aulas convencionales, desplazando a los interinos que pasarán a engrosar el paro. De inmediato. Se acabó la Compensatoria, se acabó el cuento_ estarán pensando_ A trabajar. ¿Y esos niños? ¡Qué pregunta! Son carne de cañón ¿a quién importan? Y cuando el bosque arda, cuando pasen a engrosar el número de los delincuentes ¿se echará mano de los parados, como si se tratase de limpiar la basura de las calles?
Con todo mi cariño y mi admiración, a los educadores de Compensatoria y a sus alumnos.
Y este es el rescate que más urge: rescatar nuestra dignidad secuestrada. Por nuestros árboles. Por nuestros niños.

imagen:lasendadelhayedo.blogspot.com

lunes, 17 de septiembre de 2012

UN LUGAR Y UN MOMENTO PARA LA ESPERANZA


La plaza Petri, en el municipio de Mitte, en Alemania: es en esta Plaza donde se planea construir un templo multirreligioso, donde cristianos, judíos y musulmanes puedan orar juntos. Un lugar para la Paz, donde la religión no sea manipulada por el deseo de poder de algunos para enfrentar a los hombres sino que se convierta en vinculo entre los seres humanos.
En su visita de estos días al Líbano, el Papa Benedicto XVI recibió del líder suní Rachid Kabbani un documento en el que se afirma que “todo ataque a un cristiano es un ataque al islam”. El Papa tomó postura para dejar atrás “el choque de civilizaciones” a favor de la comunión entre todos los creyentes.
En medio de un mundo dolorido, enloquecido y desesperanzado, en medio de una crisis mundial, no sólo económica sino mucho más profunda, una crisis del sentido de la vida, renace la esperanza. Siempre hay lugar para la esperanza, en todos nuestros corazones, y si abrimos los ojos confiados en la Fuerza del Bien, la veremos brotar a pesar de todo. Hoy esos brotes se llaman Mitte (y Gregor Hohberg, responsable del proyecto, y la comunidad evangélica de Sankt-Petri-Sankt Marien, y la comunidad judia y la escuela de rabinos Abrahan_Geiger-Kolleg, y la organización musulmana “Foro para el diálogo intercultural”) Y se llaman Líbano, Rachid Kabbani, y los 4 líderes de suníes, chiíes, alauies y drusos, y los cristianos maronitas, y Benedicto XVI.
Vuestro Dios es mi Dios, el Dios de Abraham; el ángel detuvo su brazo que empuñaba el cuchillo, para iluminarlo con la Misericordia. El Dios que nos sustenta, que habita en la Compasión y la Empatía de los que se conmueven con el dolor de sus hermanos y luchan por aliviarlos. El único Dios, en el que somos, nos movemos y existimos. Hoy, como cada amanecer, empieza todo, en el nombre de Dios.

jueves, 13 de septiembre de 2012

LOS SEÑORES DE LA GUERRA

En 2008 Sarah Palin fue la candidata a la vicepresidencia de EE.UU del partido republicano , del que Mitt Romney es el actual candidato a la Presidencia. Su marido, Todd Palin, es uno de los participantes en un “reality” en el que ocho concursantes son emparejados con un miembro de las Fuerzas Armadas de los EE.UU. para competir en pruebas inspiradas en ejercicios reales de entrenamiento militar. El programa fue estrenado el lunes 13 de agosto, pese a la polémica y a la petición de nueve premios Nobel de la Paz de retirarlo por su glorificación de la guerra y la violencia.
Oímos a veces la mención a los Señores de la Guerra, e inmediatamente pensamos en hombres fieros, acechando en cuevas y selvas y dirigiendo a su tribu contra la tribu enemiga. Pero hay otros señores de la guerra, perfectamente trajeados, de manos pulcras y suaves, que desde sus despachos se afanan en preparar la guerra, para salvaguardar la paz  (es la excusa que ponen). Y así mueven peones aquí y allá y estallan estratégicas guerras con excelentes resultados: enormes beneficios para las empresas de armas, posibilidades de acceder a materias primas de los países envueltos en las contiendas, buenas y jugosas contratas para la reconstrucción de las zonas devastadas. Y de paso, mueren unas cuantas miles de personas, que el problema del desarrollo demográfico habrá que combatirlo de algún modo. Mejor a bombazos que con preservativos, que las fábricas de estas gomitas no son tan productivas, y además es pecado usarlos, y no como las bombas o los tanques, que siempre habrá algún dios que los bendiga_ pensarán estos Señores de la Guerra.
Cualquier excusa les vale, y si no la hay se la inventan en el momento oportuno, y nos llevan como corderos al matadero, o lo que es peor, como soldados a matarnos unos a otros.
Estos días nos conmociona los salvajes asaltos en Egipto, Libia, Yemen, a las embajadas de los Estados Unidos por grupos exaltados que pretenden defender el honor de los musulmanes ofendidos por las burdas burlas a su Profeta vertidas en un largometraje estadounidense. Entiendo y respeto la indignación de los creyentes musulmanes por esta sátira y al mismo tiempo comparto la tristeza de millones de musulmanes para los que el Islam significa Paz y que se avergüenzan de las acciones de grupos violentos, empujados posiblemente por intereses de grupos terroristas, los peores enemigos del verdadero Islam. Comparo el dolor de los ciudadanos estadounidenses por los asesinatos y agresiones cometidos contra sus compatriotas y condeno dichas agresiones que ningún motivo puede justificar. Y por encima de todo, repruebo a los Señores de la Guerra.
No rendirse jamás ante los Señores de la Guerra, jamás jugar su juego, este debe ser el primer paso. Luego creer en nuestra dignidad humana, despertar nuestra conciencia colectiva y construir colmenas para la Paz. Podemos, por más que nos digan lo contrario. Debemos, por un imperativo moral básico.

lunes, 10 de septiembre de 2012

NO LO MERECEMOS, NI LO PODEMOS PAGAR

Un niño no piensa que su madre lo quiere porque él haya hecho algo para merecerlo: lo siente como algo natural, gratuito. Incluso llega a comprender que si existe es precisamente por este amor que ella le tiene. No se le ocurre pagar a su madre por su cariño, vive feliz y confiado en ese amor.
Existimos porque somos amados, y del conocimiento de esta existencia y de su fuente debería brotar la Felicidad y el Gozo, y el amor a todos los seres si los contemplamos como existencias amadas como cada uno de nosotros. Y sin embargo, muchos de los creyentes de las diversas religiones hacen de su relación con la Divinidad una carga pesada: innumerables preceptos y sacrificios, ritos múltiples y complicados y explicaciones y dogmas incomprensibles. Se esfuerzan por soportar esta carga y de algún modo pretenden hacerse merecedores del favor divino o de la salvación. Y condenan a los que no lo hacen del mismo modo que ellos.
No es una pesada carga, es el gozo de volverse agradecidos hacia la fuente amorosa de toda existencia lo que nos hará observar una conducta recta y bondadosa hacia todos,  transformará en un rito de adoración cada uno de nuestros gestos y nos hará saborear más allá de todas las palabras y las ideas al que nos ama. Bajo esta luz, todo es Alegría.

imagen:atriopress.blogspot.com 

miércoles, 5 de septiembre de 2012

EL PROBLEMA NO ES LA FALTA DE RECURSOS

El problema es que quieren hacernos creer que no podemos, que no sabemos, que son ellos los que nos van a resolver la crisis; nos aconsejan que nos resignemos, que nos sacrifiquemos y que creamos en ellos. ¿Y por qué no comenzar por creer en nosotros mismos? Descubrir que ya no somos niños confiados en Papá Estado, que somos adultos, responsables, capaces y solidarios entre nosotros. Capaces de cambiar las cosas si nos unimos en la tarea de inventar y realizar nuestros sueños. Hace falta coraje, esfuerzo, constancia, mucho trabajo en equipo, conciencia colectiva, auténtica democracia: estas son nuestras armas.
Tendremos que comenzar por desmontar la mentalidad que nos han imbuido: la competitividad salvaje por tener más que los demás, aun a costa de la degradación de la naturaleza y de la miseria de tantos seres humanos; la irresponsabilidad, la pereza, la picaresca y el fraude cada vez más generalizado.
En este marco, las ideas y las acciones de Muhammad Yunus, y de muchos otros en todo el mundo, son un brote de esperanza.
“El problema no es la falta de recursos, es el fracaso de nuestro sistema económico para hacerlos accesibles a las personas que más los necesitan. La empresa social puede hacerlos asequibles.
Todo el mundo tiene un fuerte impulso de generosidad, un deseo de ayudar a los demás, que es tan poderoso como el deseo del lucro personal. Pero el capitalismo tradicional no se ha preocupado nunca de este fuerte impulso de los seres humanos. A consecuencia de ello, la economía mundial ha seguido creciendo de una manera desequilibrada, y el desequilibrio se hace peor cuando crece…El marco actual, que imagina una economía dirigida por seres humanos unidimensionales, da un poder enorme e incentiva a los ricos para que acumulen riqueza sin límite. Ese marco sólo ofrece una medida del éxito: la cantidad de dinero que se posee. En un mundo de personas multidimensionales, todo cambia. En ese marco, el éxito se medirá principalmente por la contribución que haga cada uno al bienestar del mundo”
Las empresas sociales, Muhammad Yunus

imagen:airugonnni.blogspot.com

Caminando hacia ese punto de encuentro, ese abrazo con todo, que se traduce en acciones llenas de comprensión y compasión.

Hago una pausa durante un tiempo, para internarme en ese camino en búsqueda de respuestas.  "...somos conscientes de nuestra ...