domingo, 27 de octubre de 2013

UN PRECIO DEMASIADO ALTO

Hay un precio demasiado alto que no quisiera nunca pagar por ningún placer o satisfación que la vida pueda darme: el dolor del otro, sus lágrimas o su humillación. Gozar a costa del dolor del otro, poseer a costa de la pobreza del otro, brillar a costa de la humillación del otro: ese es el precio que corrompe nuestras vidas.

<

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Caminando hacia ese punto de encuentro, ese abrazo con todo, que se traduce en acciones llenas de comprensión y compasión.

Hago una pausa durante un tiempo, para internarme en ese camino en búsqueda de respuestas.  "...somos conscientes de nuestra ...