domingo, 27 de octubre de 2013

UN PRECIO DEMASIADO ALTO

Hay un precio demasiado alto que no quisiera nunca pagar por ningún placer o satisfación que la vida pueda darme: el dolor del otro, sus lágrimas o su humillación. Gozar a costa del dolor del otro, poseer a costa de la pobreza del otro, brillar a costa de la humillación del otro: ese es el precio que corrompe nuestras vidas.

<

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El valle de los narcisos, capítulo 11: quedar atrapado.

11. Mi madre golpeó suavemente a la puerta de mi habitación antes de asomarse. _ David ¿hoy no piensas comer? Me pareció una pr...