martes, 14 de enero de 2014

¿LAS IDEAS O LA ACCIÓN? EL CAUCE, EL AGUA Y EL RÍO.



La acción sin reflexión es como un río sin cauce, alocado y salvaje, que puede regar la tierra o destruirla. Pero la reflexión, las ideas, las palabras, pueden quedarse en sonidos vacíos, como un cauce bien trazado pero sin agua.
El río de la vida, que conformamos todas nosotras con nuestras vidas, es otra cosa: está hecho del silencio y la reflexión que trazan un cauce entre roca y arena, y al mismo tiempo se vuelca en la acción que hace que fluya el agua vivificando lo que encuentra a su paso. Y el corazón del río es la motivación que mueve a cada gota en la recta dirección.
Hoy sobran gritos, idas y venidas, carreras, y sobran palabras y discursos, promesas y banderas. Pero en algún rincón oculto del bosque palpita un río.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El valle de los narcisos, capítulo 11: quedar atrapado.

11. Mi madre golpeó suavemente a la puerta de mi habitación antes de asomarse. _ David ¿hoy no piensas comer? Me pareció una pr...