jueves, 20 de febrero de 2014

VIVIR SIN MIEDO, SIN PRISA, SIN IMPACIENCIA


La felicidad no está en la ausencia de problemas, sino en saber afrontarlos con valor y serenidad. Sin miedo, sin prisa, sin impaciencia, viviendo nuestro tiempo y sabiendo que cuando nuestro tiempo haya transcurrido, el Amor seguirá sustentando la Realidad. Nuestro breve tiempo será ya parte de la Eternidad, habrá otras que continúen nuestras tareas inconclusas, nuestros pensamientos y palabras sin plasmar. Todo es posible, siempre habrá personas capaces de hacerlo realidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El valle de los narcisos, capítulo 11: quedar atrapado.

11. Mi madre golpeó suavemente a la puerta de mi habitación antes de asomarse. _ David ¿hoy no piensas comer? Me pareció una pr...