viernes, 7 de agosto de 2015

Clases y castas, o la riqueza de la diversidad

La mente humana es diseccionadora y desintegradora, va parcelando la sociedad, y enfrentando cada parcela a la vecina: enfrentamientos por diferencias en la concepción del mundo, por el sexo, por la raza o la nacionalidad, por la lengua, por la clase social, por la casta. El error no está en esta disección sino en que debería ir más lejos para descubrir la verdadera esencia de la sociedad: cada individuo, único e irrepetible, sea hombre o mujer, sea cual sea su religión, su raza, su nacionalidad, su lengua, su clase social, su casta. Para regenerar el sistema social hay que desmontar este parcelamiento, y desmontarlo no para concebir la sociedad como un bloque granítico unitario sino más bien para profundizar hasta llegar a la maravilla de la unicidad de cada persona y la inconmensurable riqueza de la diversidad.

La dignidad y la grandeza de una persona no depende de que sea obrero o empresario, intelectual o trabajador manual: depende de que desarrolle su capacidad sin menosprecio de la capacidad del otro, que se realice como persona en su actividad y que contribuya al bien común, y esto es aplicable para todas las personas. No hay que menospreciar ninguna capacidad, al contrario, hay que estimularla premiando el esfuerzo, el trabajo y la valía; ni hay que sustraer al bien común la capacidad de cada persona pueda aportar.

Todas las personas somos diferentes, todas somos necesarias, los empresarios y los obreros, los intelectuales y los artesanos. Cada vez que excluimos a alguien porque no es de “los nuestros” perdemos todas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Caminando hacia ese punto de encuentro, ese abrazo con todo, que se traduce en acciones llenas de comprensión y compasión.

Hago una pausa durante un tiempo, para internarme en ese camino en búsqueda de respuestas.  "...somos conscientes de nuestra ...