lunes, 3 de agosto de 2015

El renacimiento y la democracia.


En medio del oscurantismo de la Edad Media, hubiera sido impensable soñar que a su término el Renacimiento iba a dar un giro radical a la concepción del mundo y del ser humano.
Y sin embargo fue posible, porque la mente humana y su capacidad jamás dejará de sorprendernos. Y la historia, esta sucesión de luces y sombras, nos hace mantener la esperanza.
En el Renacimiento el ser humano aparece en toda su grandeza: “Homo homini sacra res” (el hombre es algo sagrado para el hombre) como reza el lema de la Universidad Carlos III de Madrid.  Este es el sentimiento que experimenté por las calles de Madrid, en la plaza del Sol el 15 de mayo de 2011 y en las manifestaciones que le sucedieron: la grandeza del ser humano, más allá de todas las ideologías o credos. La democracia podía ser posible, la auténtica, la de todos los hombres y mujeres del mundo, la de ese ser sagrado que son las personas.
Queda un largo camino, el cambio debe ser radical, como el paso de una Edad Media a un Renacimiento, el paso de un sistema en el que las personas son recursos para el capital a un sistema donde la dignidad de todas las personas  sea la meta a alcanzar. Qué lejos queda este objetivo, nos podemos decir observando las multitudes de refugiados huyendo e intentando saltar los muros y las vallas que se alzan a lo largo de las fronteras aquí y allá. Pero fue posible. Y es posible.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Caminando hacia ese punto de encuentro, ese abrazo con todo, que se traduce en acciones llenas de comprensión y compasión.

Hago una pausa durante un tiempo, para internarme en ese camino en búsqueda de respuestas.  "...somos conscientes de nuestra ...