jueves, 6 de agosto de 2015

Ni “cada uno para sí”, ni “que me lo solucione papá”


Un nuevo sistema social y político requiere superar desde las estructuras más básicas (asociaciones, municipios) dos posturas que nos han llevado a una situación global abocada al fracaso: el “cada uno para sí” (competir, buscar beneficio propio por encima y contra el beneficio común) en un extremo, y en el otro el “que me lo soluciones todo papá estado, el alcalde, el presidente; lloro, pataleo, exijo y papá me lo soluciona”
Un sistema alternativo debería cimentarse en el estricto cumplimiento de los Derechos Humanos Universales (tan lejos de ser observados), que aunase la libertad del individuo, su unicidad, su iniciativa y creatividad, y el valor de su esfuerzo por un lado, y por otro lado la igualdad, la contribución al bien común y la redistribución de los excedentes.


El cambio real debe ser radical y comenzar por el individuo; crear el marco necesario para que cada persona aporte al común según sus capacidades y reciba del común según sus necesidades.
La sociedad debe amparar a los individuos, de modo especial a los más débiles, y los individuos deben adquirir la madurez de la auténtica participación: no basta con denunciar o quejarse, hay que proponer soluciones y sobre todo ejecutarlas. Y esto es tarea de todas.

El Estado, el gobierno, los que ejercen la política, deben actuar como facilitadores de las acciones de la ciudadanía y como garantes de la libertad y la justicia social para todas las personas. Nunca olvidar que los protagonistas no son los políticos (por más que los medios nos abrumen con sus cara y sus nombres) sino la gente.

imagen: derechoshumanspuno.org

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El valle de los narcisos, capítulo 11: quedar atrapado.

11. Mi madre golpeó suavemente a la puerta de mi habitación antes de asomarse. _ David ¿hoy no piensas comer? Me pareció una pr...