domingo, 2 de agosto de 2015

Poder y corrupción


El poder y la corrupción van íntimamente ligados.
La corrupción no es únicamente enriquecimiento ilícito y desproporcionado, es también cualquier abuso de poder y dominación sobre los otros como efecto de la exaltación del propio ego tan fácil de producirse cuando se tiene acceso al poder.

Para que en política no se produzca esta fusión de poder- corrupción es necesario sustituir el concepto y la praxis de poder por el de representatividad y servicio al Bien Común. De este modo la persona que ejerce la política actúa como representante de la ciudadanía y para el beneficio general. Esta nueva perspectiva regeneraría la clase política.


Internarse en el ejercicio de la política es como sumergirse en el vientre de la bestia. Este ambiente corrosivo acaba corrompiendo y asimilando a la mayoría o vomitando a quienes se resisten. Solo unas pocas personas son capaces de mantener su integridad; esas personas son auténticos héroes merecedoras de toda la gratitud y respeto de los ciudadanos. Afortunadamente existen personas de esta altura humana en todos los partidos, no son exclusivas de una ideología concreta, como no es exclusiva de un partido u otro la corrupción. Estas personas son un referente y un sostén para el resto y extraen de su propia rectitud la motivación y la fuerza para resistir, pero para que la regeneración sea posible y se generalice es preciso la creación de mecanismos potentes de autodefensa contra el efecto corrosivo del ejercicio del poder. La creación de estos mecanismos debería ser el pilar de la nueva política.

Imagen: Daniel Vendrell Oduber

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El valle de los narcisos, capítulo 11: quedar atrapado.

11. Mi madre golpeó suavemente a la puerta de mi habitación antes de asomarse. _ David ¿hoy no piensas comer? Me pareció una pr...