domingo, 25 de octubre de 2015

Dios inventó a los seres humanos y anidó en ellos. Y los hombres inventaron las religiones

Dios inventó a los seres humanos y anidó en ellos. Y los hombres inventaron las religiones como pequeñas jaulas para atrapar al Dios del que nacieron iguales y hermanos, le pusieron un nombre diferente a cada jaula, la acorazaron y la dotaron de todo tipo de adornos  para distinguirse, y de armas para atacar y destruir a las demás (también inventaron las ideologías totalitarias, con el mismo efecto). Pero Dios no cabe en ninguna jaula, no hay muro ni barrera que lo abarque, es el abrazo inmenso e infinito del Universo, es la existencia de todo lo que es, es la felicidad suprema.
Nuestras pequeñas jaulas, tenemos que liberarlas de la coraza de orgullo cainita, de ambición y ansia de poder, tenemos que abrir las puertas, todas las puertas, dejar que la existencia fluya, que el abrazo fraternal de todo lo que es nos incluya a todas, que el conocimiento de lo que realmente somos nos hermane.
No hace falta renegar de nuestra cultura, ni apostatar de nuestras creencias: solo levantar la mirada al infinito, para dirigirla luego al minúsculo reducto de nuestra jaula y desentrañar en él la esencia del don de las mil caras, abrir la puerta y dejar volar al dios que existe en cada una.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

El valle de los narcisos, capítulo 11: quedar atrapado.

11. Mi madre golpeó suavemente a la puerta de mi habitación antes de asomarse. _ David ¿hoy no piensas comer? Me pareció una pr...