domingo, 29 de noviembre de 2015

Por ellos y por nuestro planeta, alcemos la voz alto y claro.

No nos quedemos calladas, no nos quedemos quietas, no nos quedemos resignadas. Hablemos, caminemos, luchemos.
No somos ingenuos, sabemos de Cumbres y grandes palabras, sabemos de pactos y alianzas, sabemos de intereses privados (ocultos o no tan ocultos) que mandan sobre el Bien Común de las personas y su hogar, nuestro planeta. Pero somos gente, y la gente tiene corazón. Nada ocurre sin que tenga una consecuencia, todo está encadenado: el hambre, la guerra y la muerte; el ayer, el hoy y el mañana. Cada una de nosotras somos parte también de la solución y del camino. La Justicia, la Paz y la Fraternidad; los Derechos Humanos Universales.
Por eso salgamos unidas por un mismo impulso, el impulso de la supervivencia global.
Seamos una más entre todas: Marcha Mundial por el Clima.

Imagen: la imagen me llega por redes sin mencionar el autor: a ese autor anónimo le ruego permita que difunda la súplica de ese niño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El valle de los narcisos, capítulo 11: quedar atrapado.

11. Mi madre golpeó suavemente a la puerta de mi habitación antes de asomarse. _ David ¿hoy no piensas comer? Me pareció una pr...