viernes, 22 de enero de 2016

Miel de Acacias: una ventana al Aaiun.

Os ofrezco alguna página más de mi novela, con mi agradecimiento a Queimada Ediciones, que creyó en ella, y a la librería alternativa Traficantes de Sueños de Madrid que le ha ofrecido un espacio entre sus libros.

Miel de acacias
Dolores Vendrell Guerrero
"...Mi tío Ramón nos esperaba en el pequeño aeropuerto del Aaiun. Mi madre lo reconoció enseguida, por su amplia sonrisa y sus ojos risueños, me explicó más tarde,  a pesar de su tez oscura y la blanca chilaba con la que iba vestido, lo que hizo que se quedara boquiabierta y plantada al pie del avión como si no diera crédito a lo que estaban viendo sus ojos. “Virgen Santa- recuerdo que exclamó - este hermano mío se ha vuelto moro”.


Suerte, fue el comentario de mi tío cuando mi madre le mencionó a su difunta esposa. Tengo que decir que hasta yo misma me escandalicé al oírlo, y que de nada le valió todos sus esfuerzos por hacernos comprender el significado de sus palabras. Terminó encogiéndose de hombros mientras acomodaba nuestras maletas en el jeep para conducirnos a su casa donde nos ofreció té con hierba buena y pastelillos de miel y almendras. Y durante todo el tiempo no dejó de sonreír con aquella placidez que acabó seduciéndome..." 


Disponible en la librería Traficantes de sueños
C/ Duque de Alba, 13
28012 Madrid
Tf. 915320928
Metro Tirso de Molina
http://www.traficantes.net/

Disponible en Amazon

Imagen: notasdenavegacion.wordpress

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El valle de los narcisos, capítulo 11: quedar atrapado.

11. Mi madre golpeó suavemente a la puerta de mi habitación antes de asomarse. _ David ¿hoy no piensas comer? Me pareció una pr...