domingo, 31 de enero de 2016

Punto de encuentro.


_ ¿Dios es de todos?
La edad mágica, los cinco años, y sus preguntas maravillosas. Sencillas, directas, impactantes. Como un empujón suyo, jugando, de esos que te hacen caer sentada en el suelo.
_Sí_ respondo después de un instante de asombro.
Un instante en blanco, en el que todos los colores del arco iris se abrazan en uno.

_ De todos, como el sol que sale en lo alto para todos y a todos les da su luz, como la lluvia que cae sobre todas las personas de todas las tierras, como el aire que respiramos y no vemos pero nos da la vida, es todo lo bueno y todo lo bello que hay en nuestros corazones. Aunque hay algunos cabezones que piensan que son los únicos buenos y que Dios es sólo de ellos. Pero Dios es de todos.

Mi pequeño filósofo se queda tranquilo. Y yo abro el libro de un maestro hindú, Swami Sivananda, y copio sus palabras:
“No hay nada que el mundo necesite actualmente más que el entendimiento mutuo. El entendimiento tiene lugar cuando las personas se encuentran al mismo nivel, al mismo tiempo, con auténtico afecto, sinceridad y tolerancia”[1]
Hay que empezar desde dentro, a cambiar. Todas y cada una, todas juntas. Entonces el mundo cambiará.

Reconozco en la pregunta infantil el sentimiento de exclusión que provocan las religiones en tantas personas: exclusión del punto de encuentro que debería suponer el sentimiento religioso, la espiritualidad.
No reniego de la religión, no pretendo que nadie lo haga. Reniego de su perversión, de su manipulación, del carácter exclusivista que hace que una religión se presente como el único camino, hasta el punto de condenar a toda persona que no la admita como la única verdadera.
_ ¿Qué es la yihad?
Me pregunta en otra ocasión (ya sabe leer y lo ha visto en la primera página de un periódico).
Se lo explico como puedo.
_ Pero ¿cómo pueden matar, hacer daño en nombre de Dios, si Dios es una cosa buena?
La lógica implacable de un niño, reconozco, orgullosa de la sabiduría de mi pequeño filósofo.



[1] Swami Sivananda, Iluminación, E.L.A.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Caminando hacia ese punto de encuentro, ese abrazo con todo, que se traduce en acciones llenas de comprensión y compasión.

Hago una pausa durante un tiempo, para internarme en ese camino en búsqueda de respuestas.  "...somos conscientes de nuestra ...