domingo, 12 de junio de 2016

Utopía, que no es lo contrario de realismo sino de mezquindad, utopía como generosidad transformadora, lucidez y coraje.

Viernes 10 de abril: comienza la campaña para las elecciones del 26J. Me han invitado a una charla coloquio, no se trata de ningún acto de precampaña. Es un encuentro con Joan Carrero, mucho menos conocido que cualquiera de los protagonistas que estos días nos bombardean con sus promesas electorales. “Pacifista mallorquín. Fue candidato al Premio Nobel de la Paz en 2000 por la labor realizada en favor de la paz al conflicto de los Grandes Lagos en África. Preside la Fundación S'Olivar” es una breve reseña que encuentro en internet, tengo que reconocer que yo tampoco lo conocía, a pesar de mi vinculación con Ruanda. “¿Qué harían Kasturba y Mahatma Gandhi y Coretta y Martín Luther King en este momento crítico?” es el título de la conferencia.



A veces es algo más que las palabras lo que nos impresiona y nos toca por dentro. Esto me ocurrió el viernes. “Me hace pensar en Vicente Ferrer” comento a un amigo común. “Eran grandes amigos” me explica, y no me sorprende. Un luchador infatigable, cada una de sus palabras son ratificadas por su acción. La acción por los demás, como Vicente Ferrer.
Quiero compartir con todas las personas que me leen algunas de las reflexiones que recogí y en las que encuentro apoyo y fuerza (sé que a algunas les hubiera gustado poder asistir).  Que el más pequeño paso adelante de una persona supone un avance para toda la humanidad, hasta el más pequeño puede cambiar el rumbo de la historia. 

Hay que tomar conciencia de la realidad. La verdad y la misericordia son la fuerza más poderosa: me alegró tanto escuchárselo, porque así lo he sentido siempre. Aunque parezca imposible, lo mismo que pueden parecer imposible leyes de la física cuántica: lo imposible se hace posible (nos habla de la amistad de Gandhi y Einstein). Todo está profundamente interrelacionado, para ser feliz necesito hacer felices a los demás, de ahí la generosidad que multiplica. Nada permanece, todo es caduco. Y un concepto que nos une a todas las personas (teístas, creyentes no teístas, ateos, agnósticos…): la dignidad humana. Y de nuevo me siento identificada con el discurso: la dignidad humana, por la que luchar.
Nos habla de utopía, que no es lo contrario de realismo sino de mezquindad, utopía como generosidad transformadora, lucidez y coraje, y al escucharle siento renovar mi fuerza para seguir caminando.
Pero no se trata de un discurso luminoso, es un discurso que atraviesa un panorama tenebroso del que es muy consciente por su propia experiencia de lucha y persecución. Nos encontramos en un momento crítico, y la fuente de este mal es la concentración del capital y el poder en una pocas manos, un poder financiero superior al poder militar y político, contra el que hay que luchar para mantener la dignidad humana. Un poder que manipula la verdad y difunde calumnias para desacreditar a quién se le enfrenta, como le ocurrió a él mismo y a muchas otras personas, mientras los criminales permanecen inmunes.
Es cierto que se produjo cierta desesperanza ante este panorama y la propia experiencia vital de Joan Carrero y otros asistentes. Pero a pesar de todo, sus palabras, su sonrisa y su convencimiento atravesaron este panorama tenebroso. Se trata de comprender el tiempo, los plazos de la evolución, que es más amplio que el tiempo individual, y desde esta perspectiva sentir el mismo convencimiento de que la verdad y la misericordia son las mayores fuerzas.
¿Qué harían ellos, Gandhi, Coretta, Luther King…Vicente Ferrer, Joan Carrero, qué harían, qué hacen? Seguir caminando, seguir creyendo en la utopía, seguir luchando por la dignidad humana, con las estrategias de la no violencia y la confianza en la fuerza de la verdad y la misericordia.
Desde aquí quiero agradecer a personas como Joan Carrero por sus palabras inspiradoras y sus vidas que nos sirven de guía para continuar.
Voy a leer su libro, “Los cinco principios superiores” y sigo informándome en internet. Os paso un enlace en donde podréis obtener más información:





No hay comentarios:

Publicar un comentario

"El valle de los narcisos", capítulo 10

Oscar, David, Sofía, nuestros protagonistas, se enfrentan al mundo lleno de pasión, intriga y fantasía de la adolescencia. Un mundo en el q...