martes, 1 de enero de 2019

¿Por qué escribo?

Por no perder la esperanza de que mañana amanezca, por mí, por ti, por quienes vienen detrás, por quienes están cerca y por quienes vienen de lejos. Porque aún tenemos el tesoro más preciado: tiempo.
Aún tenemos tiempo, y fuerza en nuestros brazos, para seguir remando cara al sol, antes de que sea demasiado tarde. Hoy. Despierto, dispuesta a seguir caminando y a sembrar lo que me queda: palabras. Y luego, las acciones que cambian el destino cuando se suman.


Comparto con vosotros el propósito de mi breve ensayo:
https://bit.ly/2BL6UC4

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Caminando hacia ese punto de encuentro, ese abrazo con todo, que se traduce en acciones llenas de comprensión y compasión.

Hago una pausa durante un tiempo, para internarme en ese camino en búsqueda de respuestas.  "...somos conscientes de nuestra ...