sábado, 10 de agosto de 2013

BENDICIÓN

"La auténtica felicidad, nadie ni nada nos la puede dar o arrebatar. Es un don, como la misma existencia. Pero esto no significa que es algo definitivamente alcanzado: la podemos enturbiar, empañar, apagar y cada día, cada amanecer, tenemos que decidir ser felices, ser libres, ser auténticos. Entonces nuestras vidas podrán ser una bendición para los demás, no un estorbo o un obstáculo que les vele la auténtica felicidad". Lo escribí en abril del año pasado y hoy lo releo y lo copio como continuación de mi anterior entrada. No serán los bienes que acumulemos, ni lo conocidos o famosos que seamos, sino lo que realmente hayamos conseguido llegar a ser. Desnudos, no hay lugar para el engaño. Ni hay nada grande o pequeño. Lo grande puede ser insignificante y lo pequeño grandioso. Y me digo cuánto camino me queda por delante para alcanzar esta bendición.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El valle de los narcisos, capítulo 11: quedar atrapado.

11. Mi madre golpeó suavemente a la puerta de mi habitación antes de asomarse. _ David ¿hoy no piensas comer? Me pareció una pr...