viernes, 9 de agosto de 2013

DESDE RUSIA, CON DOLOR

Me tiemblan las palabras para expresar el dolor que produce contemplar el nuevo horror de nuestra sociedad enferma, enferma de intolerancia, de fanatismo, de ceguera. Negar la realidad y su belleza, la belleza de la diversidad, de ser cada uno, cada una, únicos, diferentes y hermanados en nuestras diferencias. Por eso antes de que amanezca quiero expresar con mis pobres palabras toda la repulsa y el rechazo a la homofobia desatada en Rusia. Expresar todo mi apoyo a todas las personas que están siendo perseguidas, torturadas, menospreciadas por ser lo que son, homosexuales, gente diferente e iguales en dignidad a todas nosotras. ( Y no olvido el mismo horror desatado en Uganda, y en tantos otros lugares de la tierra. También en nuestro país, tanto desprecio ignorante)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El valle de los narcisos, capítulo 11: quedar atrapado.

11. Mi madre golpeó suavemente a la puerta de mi habitación antes de asomarse. _ David ¿hoy no piensas comer? Me pareció una pr...