jueves, 29 de agosto de 2013

LA HABITACIÓN DE MARVIN

Terminando las vacaciones, después de haber acabado la lectura de la última novela que me regalé este verano, “La niebla y la doncella”, de Lorenzo Silva, y aún con el estupendo regusto que me ha dejado el encuentro con unos personajes cargados de humanidad que son capaces de mantenerse a flote a pesar de todas las miserias que deben encarar, enciendo la televisión y me encuentro con los últimos minutos de la película. Una magnífica Diane Keaton interpreta a una mujer a quien el médico le diagnostica una enfermedad terminal, deduzco en el último diálogo. Unos padres ancianos y enfermos estás a su cargo. “He tenido mucha suerte”, le dice a su hermana (ésta interpretada por otras de mis actrices favoritas, Meryl Streep) “He tenido mucho amor” Sí, le contesta su hermana, te han querido mucho. “Me refiero a que yo los he amado mucho”, responde ella. Termina la película, cierro mi libro y apago la televisión. Las vacaciones terminan, pronto acabarán estos días de relax, y deseo yo también la misma suerte en la vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Caminando hacia ese punto de encuentro, ese abrazo con todo, que se traduce en acciones llenas de comprensión y compasión.

Hago una pausa durante un tiempo, para internarme en ese camino en búsqueda de respuestas.  "...somos conscientes de nuestra ...