viernes, 13 de junio de 2014

CORONAS Y BALONES

Me imagino millones de rostros vueltos hacia la pantalla de la televisión: comienza el espectáculo, que adormila y consuela, que hace olvidar o soñar. Balones y coronas. Balones que los pies de unos ídolos mediáticos lanzan sobre el césped, hombres jóvenes (por cierto, muy bien pagados por sus hazañas) que hacen olvidar a tantos otros su miseria e ilusionarse con una victoria que no es la suya, por más que vistan sus colores. Balones y coronas, porque aún creemos en cuentos de príncipes y princesas, y nos emocionamos al verlos asomados a su balcón, tan guapos ellos, saludando a la patriótica multitud emocionada. Soy español, español, español, cantan y besan entre lágrimas su bandera.
Somos humanos, necesitamos evadirnos de la realidad, soñar, imaginar, festejar: es cierto, y no quisiera pecar de despiadada con lo escrito en el párrafo anterior. Pero es que yo también quiero cantar yo soy española, lo quiero cantar luchando y trabajando para que todos los trabajadores y trabajadoras de este país tengan la misma dignidad y los mismos derechos que cualquier futbolista...ah, pero no es posible que todos ganen tanto, me dirán; bueno, pues entonces, repartamos: que mi bienestar me lo proporcionan en mucha mayor medida un enjambre de profesionales y trabajadores que el equipo de la roja y no considero equitativo este reparto. Ah, pero es que el deporte es importante, insistirán. ¡Pues claro! Pero no es deporte la panzada de sillón de tantos ciudadanos delante de la televisión, eso es simplemente un negocio; llenemos nuestras ciudades y pueblos de campos públicos de deportes, de circuitos eficaces para las bicicletas ( más de un problema se solucionaría...) pongamos imaginación, carreras populares, mundialitos populares...disfrute de todos, para todos.
Y de las coronas ¿qué puedo decir? La única corona que venero y besaría, es a corona de espina de tantos conciudadanos, españoles como yo. El oro, las piedras preciosas, las pompas...las sueño convertidas en panes, en hogares, en escuelas, en hospitales...¡qué se le va a hacer! No quiero ser aguafiesta, pero con el mismo derecho que cualquiera, yo grito por mi gente: yo soy española.


imagen:www.conmishijos.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

"El valle de los narcisos", capítulo 10

Oscar, David, Sofía, nuestros protagonistas, se enfrentan al mundo lleno de pasión, intriga y fantasía de la adolescencia. Un mundo en el q...