martes, 9 de abril de 2019

Mi hermosa Ruanda, hoy y siempre.

Estos días se conmemora el 25 aniversario del genocidio de Ruanda. Son días de perdón y reconciliación, en ese camino tortuoso de la historia de un pueblo donde las diferencias raciales han sido excusa para enfrentamientos atroces. Excusas, porque no hay razones para esos enfrentamientos.
Ruanda es un gran pueblo, un pueblo de una inmensa dignidad humana, capaz de resurgir del odio y el resentimiento en un abrazo. Muy grande, el espíritu ruandés. Conviví con la gente de Ruanda muy estrechamente durante 4 años. Nunca podrán salir de mi corazón. Mi hermosa Ruanda.

"...una historia de amor, de dolor, de sacrificio, de esperanza y de superación...un libro que nos hará reflexionar sobre cómo el amor puede lograr que no existan las distancias entre las razas, denunciando al mismo tiempo unos hechos que jamás debieron suceder"


No hay comentarios:

Publicar un comentario

El valle de los narcisos, capítulo 11: quedar atrapado.

11. Mi madre golpeó suavemente a la puerta de mi habitación antes de asomarse. _ David ¿hoy no piensas comer? Me pareció una pr...