domingo, 28 de agosto de 2011

ANGLADA, MEZQUITAS Y CATEDRALES.

Permitidme despertar de esta pesadilla absurda para hacer realidad un sueño: un hermoso templo, cuya bóveda esta cuajada de estrellas y el suelo resplandece como el sol, un templo donde los hombres de todos los credos alzan sus corazones agradecidos al único Dios, y lo alaban en todas las lenguas con canciones y ritos de todo el planeta; un templo donde todos se sienten hermanos por que Uno es el Padre de todos, y de su oración se alimentan para construir todos juntos un mundo más justo. Un templo sin puertas ni muros, donde nadie se siente excluido.
Y mientras sueño que un día la sensatez se imponga a la locura, me esfuerzo en construir en mi interior ese otro templo donde la Bondad y la Compasión puedan morar y donde todos aquellos que llamen a la puerta se sientan acogidos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El valle de los narcisos, capítulo 11: quedar atrapado.

11. Mi madre golpeó suavemente a la puerta de mi habitación antes de asomarse. _ David ¿hoy no piensas comer? Me pareció una pr...