jueves, 5 de mayo de 2016

El verdadero apoyo, en el fondo de nuestra conciencia.

Te apoya quien te descubre tu propia fuerza, la que todas tenemos en el fondo de nuestra conciencia, no quien resalta su fortaleza frente a tu debilidad. Te apoya quien te muestra que no lo necesitas, o más bien que nos necesitamos todas mutuamente para descubrir nuestro propio tesoro en nuestro interior, la fuente de la fuerza y la felicidad. 




Te apoya quien no te ata ni te hace dependiente, sino quien te muestra tus propias alas para volar libre.  Padres y madres, amigos y amigas, personas que caminan un trecho con nosotras: quienes te dejan marchar aunque estén siempre en tu corazón y tú en el suyo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El valle de los narcisos, capítulo 11: quedar atrapado.

11. Mi madre golpeó suavemente a la puerta de mi habitación antes de asomarse. _ David ¿hoy no piensas comer? Me pareció una pr...