viernes, 30 de diciembre de 2016

Buscando ventajas de ser anciana.

Estoy haciendo una lista de estas ventajas:
Sin gafas me miro al espejo y apenas distingo arrugas al rededor de los ojos.
En el metro me ceden el asiento, por más que yo insista en que no estoy cansada.
¡Y soy abuela!
¿Por qué a todos los niños les encanta ir a casa de sus abuelos? me pregunta mi nieto.
Pues porque los abuelos caminamos despacio, ya no tenemos tanta prisa, y somos blanditos.
Es cierto, somos blanditos por dentro y por fuera: a los bebés les encanta dormirse entre los brazos de una abuela, como en un cojín mullido.
Y hay muchas más.
Si me siento un rato al sol, se me ocurrirán muchas más.

Imagen:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Caminando hacia ese punto de encuentro, ese abrazo con todo, que se traduce en acciones llenas de comprensión y compasión.

Hago una pausa durante un tiempo, para internarme en ese camino en búsqueda de respuestas.  "...somos conscientes de nuestra ...