lunes, 15 de abril de 2013

COMPLEJOS


Las relaciones humanas están cargadas de complejos, y esto es algo que las daña profundamente.
Complejos de inferioridad, que nos anulan y nos encogen.
Complejos de superioridad, que nos hacen atropellar y pisar a los otros.
Y sin embargo, ambos complejos carecen de fundamento.
Porque nadie es inferior, nadie superior ¿en qué, cuándo, en relación a qué, bajo qué criterio? ¿ en dinero, poder, fama, conocimientos...o felicidad, bondad ? ¿ en el breve periodo de madurez, en los años de junventud, y luego, en la ancianidad, o antes, en la infancia? ¡Todo es fugaz! ¿ bajo qué medidor o indicador, qué mide la felicidad, la dignidad humana, el auténtico valor del ser humano?
 Toda la vida es un largo camino, un arduo aprendizaje, un enorme esfuerzo por alcanzar la sabiduria. Y la sabiduria es necesariamente humilde. Se ha asociado humildad a encogimiento, abatimiento; para mí es algo asociado a grandeza humana, a ver las cosas no desde el suelo sino desde lo alto, para apreciar su auténtica medida. Y desde lo alto se aprecia mejor lo pequeño que es todo y lo insignificante que son las diferencias entre las personas. Se descubre la igualdad, que  nos hace respetarnos a nosotros mismos y respetar a los otros.

Imagen:parroquiavilladelrio.blogspot.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Caminando hacia ese punto de encuentro, ese abrazo con todo, que se traduce en acciones llenas de comprensión y compasión.

Hago una pausa durante un tiempo, para internarme en ese camino en búsqueda de respuestas.  "...somos conscientes de nuestra ...