lunes, 3 de noviembre de 2014

EL LAICISMO EN EL PROGRAMA ELECTORAL




            Uno de los reproches a los distintos partidos políticos que nos han gobernado es el de no haber cumplido el programa prometido en las campañas electorales. Por eso estoy de acuerdo en la necesidad de ser honestos y transparentes a la hora de elaborarlo y hacerlo público.

Es muy importante distinguir entre el objetivo óptimo que se pretende alcanzar y los objetivos parciales y posibles que podemos alcanzar, y así hay exponerlos en el programa. No siempre lo mejor es lo bueno.
Ocurre con el laicismo, como con otros puntos de un programa, que podemos defenderlo con razonamientos e imponerlo por la fuerza cuando alcancemos el poder. Pero ambos pasos son discutibles. En primer lugar, nadie nunca puede tener la certeza de que su argumento es perfecto. La razón, aún siendo uno de los mejores atributos del ser humano, es imperfecta. Nadie posee la verdad absoluta, la visión completa de todos los puntos de vista. En segundo lugar, el imponer algo por la fuerza es eficaz solo a corto plazo, es una victoria temporal preludio de un futuro enfrentamiento. Y la razón de la fuerza no es la mejor ni mucho menos. Así entramos en una espiral interminable de violencia.
Démosle una oportunidad a la democracia y a la paz. La paz es el camino, y la democracia real su mejor instrumento. Digamos y hagamos lo que creemos que debemos hacer, con valor y paciencia. No todo ahora, sino contando con los sentimientos de todas las personas, buscando consensos, no destruyendo lo positivo que existe en la religión. Dando tiempo a que la conciencia social despierte. Y creyendo siempre en la riqueza de la diversidad.
No se trata de claudicar de nuestros principios, se trata de luchar por ellos de modo diferente al modo como otros impusieron los suyos. No hagamos lo que todos hacen cuando alcanzan el poder: dominar. Me tacharéis de ingenua, de que así no se hace política. Pero es que esta política es la que la gente ha repudiado. Inventemos el futuro, somos capaces.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Caminando hacia ese punto de encuentro, ese abrazo con todo, que se traduce en acciones llenas de comprensión y compasión.

Hago una pausa durante un tiempo, para internarme en ese camino en búsqueda de respuestas.  "...somos conscientes de nuestra ...