miércoles, 11 de diciembre de 2013

APRENDIENDO A VIVIR

Es la asignatura más importante, la que no se suele aprender en las escuelas y por la que en general no mostramos demasiado interés. Hasta que llega el momento de apearnos y entonces nos damos cuenta de que apenas hemos vivido.
No hay mayor tesoro que la sabiduría, la de los grandes hombres cuyos ejemplos y palabras nos conducen a descubrir en nosotras mismas la fuente del conocimiento. Y así, a veces, al amanecer, conseguimos enunciar en unas pocas palabras, lo que de ellos aprendimos. Que en la vida podemos encontrar situaciones de alegría o  de dolor, y que de ambas podemos salir transformadas en mejor o peor personas, depende de nuestra propia opción. Que los trabajos y quehaceres, la vida misma, puede ser una ligera carga cuando los hacemos desde el corazón, o pueden tornarse en un pesado fardo por el miedo al fracaso o el ansia de éxito cuando se nutren de una motivación egoísta.
Que andamos despistadas, en mil afanes, y una sola cosa es importante: vivir, realmente vivir.

2 comentarios:

  1. “Se habla mucho del derecho a la vida pero no se habla del deber de vivirla:
    Tenemos el deber de vivir la vida”. (Jose Luís Sampedro).

    Me gustan los sitios como este, enhorabuena.

    Este es mi pequeño mundo, por si te apetece entrar algún día :) :

    http://solesenlosdedos.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. gracias, Isa, siempre es un placer comunicar, compartir...uno de los mayores placeres
      Un abrazo

      Eliminar

Caminando hacia ese punto de encuentro, ese abrazo con todo, que se traduce en acciones llenas de comprensión y compasión.

Hago una pausa durante un tiempo, para internarme en ese camino en búsqueda de respuestas.  "...somos conscientes de nuestra ...