miércoles, 11 de diciembre de 2013

APRENDIENDO A VIVIR

Es la asignatura más importante, la que no se suele aprender en las escuelas y por la que en general no mostramos demasiado interés. Hasta que llega el momento de apearnos y entonces nos damos cuenta de que apenas hemos vivido.
No hay mayor tesoro que la sabiduría, la de los grandes hombres cuyos ejemplos y palabras nos conducen a descubrir en nosotras mismas la fuente del conocimiento. Y así, a veces, al amanecer, conseguimos enunciar en unas pocas palabras, lo que de ellos aprendimos. Que en la vida podemos encontrar situaciones de alegría o  de dolor, y que de ambas podemos salir transformadas en mejor o peor personas, depende de nuestra propia opción. Que los trabajos y quehaceres, la vida misma, puede ser una ligera carga cuando los hacemos desde el corazón, o pueden tornarse en un pesado fardo por el miedo al fracaso o el ansia de éxito cuando se nutren de una motivación egoísta.
Que andamos despistadas, en mil afanes, y una sola cosa es importante: vivir, realmente vivir.

2 comentarios:

  1. “Se habla mucho del derecho a la vida pero no se habla del deber de vivirla:
    Tenemos el deber de vivir la vida”. (Jose Luís Sampedro).

    Me gustan los sitios como este, enhorabuena.

    Este es mi pequeño mundo, por si te apetece entrar algún día :) :

    http://solesenlosdedos.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. gracias, Isa, siempre es un placer comunicar, compartir...uno de los mayores placeres
      Un abrazo

      Eliminar

El valle de los narcisos, capítulo 11: quedar atrapado.

11. Mi madre golpeó suavemente a la puerta de mi habitación antes de asomarse. _ David ¿hoy no piensas comer? Me pareció una pr...