viernes, 15 de junio de 2012

¡Y AHORA ME LLEVAN A MÍ!

Así termina el poema de Bretch, que ya mencioné en una entrada a finales de enero. Comunistas, obreros, sindicalistas, curas…son los grupos que el escritor señala, y a estos grupos podría añadirse una larga lista de marginados, excluidos, perseguidos. Y ahora me toca a mí, por más que llegué a pensar que podría librarme: yo, la mujer.
La amenaza es real, y va calando. A penas hemos escalado la pendiente que nos separaba de los hombres (algunas mujeres, porque otras muchas, millones de nuestras hermanas, siguen viviendo en condiciones inhumanas, soportando vejaciones y sufrimientos, por más que queramos maquillarlos de rasgos culturales).
Mujeres de mi generación hemos podido gozar de lo que supone ser mujer, ser una persona con todos sus derechos. Contar con un compañero con quien compartir la aventura de la vida, los hijos, y la participación en la sociedad, en lo público, en lo común. Pero alguien nos está señalando ya, ante el mundo perplejo se nos puede abofetear soñando con que volvamos a donde nos corresponde, a ocuparnos de nuestros maridos, de nuestros hijos (¡los que Dios nos mande!) La familia numerosa luce estos días en mi ciudad Alcorcón en hermosos carteles azules, los padres sonrientes, y sus cuatro retoños, preparados para la fiesta despiste.
No: no sobramos, no estorbamos, no robamos puestos de trabajo, no abandonamos a nuestros hijos, a nuestros padres. No. Somos personas, como los hombres, y hacemos falta en todos los ámbitos porque tenemos capacidades y habilidades propias que nos enriquecen a todos. No, no nos podéis desterrar de lo público, de lo común. Ni podéis evadiros de vuestra responsabilidad domestica y familiar, vosotros, “hombres”, los que abofeteáis a una mujer ante las cámaras (escribo “hombre” entre comillas por respeto a todos los hombres que caminan junto a nosotras) Porque somos personas, las dos maravillosas facetas del ser humano.

http://www.alcorverde.blogspot.com/
imagen: conmargaritas.blogspot.com

1 comentario:

  1. con su permiso, cuelgo esta entrada en equo madrid sur ¿quiere ser usted administradora tambien del blog de equo madrid sur?

    ResponderEliminar

"El valle de los narcisos", capítulo 10

Oscar, David, Sofía, nuestros protagonistas, se enfrentan al mundo lleno de pasión, intriga y fantasía de la adolescencia. Un mundo en el q...