lunes, 30 de septiembre de 2013

COMPARTIENDO LECTURAS: JIDDU KRISHNAMURTI

LA BENDICIÓN ESTÁ EN UNO MISMO: cayó en mis manos este verano, como tantas otras bellezas que nos brinda la vida, el cielo estrellado, y el mar que acaricia y se renueva siempre. No es una lectura fácil, no soy capaz de entender todo el pensamiento de este gran sabio del siglo XX, pero hay párrafos que me conmueven. Son los que comparto con ustedes. "Así, la meditación no es algo premeditado, organizado, sino que empieza en el primer paso, que es estar libre de todas sus heridas psicológicas, de todo el miedo acumulado, de las ansiedades, del sentimiento, de la soledad, de la desesperación y del sufrimiento. Esa es la base; ése es el primer y último paso. Si da ese primer paso, es suficiente. Pero no estamos dispuestos a darlo porque no queremos ser libres. Queremos depender de poder, de otras personas, del entorno, de nuestras experiencias y conocimientos. Siempre depender, depender y nunca estar libres de toda dependencia, del miedo. Así, el cese del sufrimiento es el amor. Cuando hay amor, hay compasión. Y esa compasión tiene su propia inteligencia integral. Y cuando ésta actúa, su acción es siempre la verdad. Cuando esta inteligencia existe, no hay conflicto"
imagen: juampol.com

lunes, 23 de septiembre de 2013

GRACIAS, HERMANO FRANCISCO

Gracias, hermano Francisco, por devolvernos la esperanza. Gracias por reconocerte pecador, por señalar como Jesús que sólo Dios es bueno. Gracias por poner en el centro al hombre y la mujer, en igual plano, y la dignidad de la persona; por respetar las diferencias y no condenar a nadie por ellas. Gracias por anunciarnos a Jesús, y su palabra regeneradora: aquellas palabras de las bienaventuranzas, de la parábola del buen samaritano o del juicio final en el que se nos preguntará si nos compadecimos de los que sufren y actuamos en consecuencia. Gracias por devolvernos la esperanza a tantos hombres y mujeres que, con todas nuestras limitaciones, nos esforzamos por vivir lo que Jesús nos enseñó. Gracias por confesar ingenuamente que no eres de derechas, y entiendo que te refieres a poner el dinero y el beneficio por encima del ser humano. No podéis servir a Dios y al dinero, nos decía el Evangelio de ayer. Jesús les salió respondón a los escribas y fariseos y sumos sacerdotes de su tiempo, y tú, querido hermano, les has salido respondón a los grandes y poderosos que tantas veces han secuestrado a la Iglesia para conseguir sus fines y a aquellos miembros de la Iglesia que aceptan este secuestro por mantener sus privilegios. Desde mi tierra, te doy las gracias. Porque lloré cuando personas desamparadas se refugiaron en la catedral de Madrid para pedir el respaldo de la Iglesia, y la Iglesia recurrió a las autoridades que enviaron a un número increíble de policías armados que llenaron el templo y desalojaron a los pobres. Quizás has emprendido un duro camino, caminamos como ovejas entre lobos, el poder del dinero es tremendo y la maldad del ser humano puede ser espantosa. Pero es el camino que Jesús anduvo, el camino que queremos seguir los que creemos en él. Quizás perdamos nuestros privilegios, quizás ya no seamos el socio complaciente y útil de los poderosos, pero nuestra fuerza está en el Dios que Jesús nos anunció. Gracias, Papa Francisco, por caminar a nuestro lado y devolvernos la esperanza.

lunes, 16 de septiembre de 2013

DESDE DENTRO

"La felicidad no puede venir desde fuera. Llega desde el interior" Swami Sivananda "
"Así pues, si ponemos todo nuestro corazón, toda nuestra mente, todo nuestro cerebro, surgirá algo que está más allá de todo tiempo. Ahí es donde reside esa bendición. No está en los templos, en las iglesias o en las mezquitas. Esa bendición se encuentra donde uno está" Jiddu Krishnamurti.
 A veces la vida se convierte en un río furioso que arrasa todo a su paso, nos vemos arrastradas y envueltas en mil conflictos y volcadas en una actividad frenética. En esos momentos, más que nunca, es preciso volvernos hacia nuestro interior para anclar las raíces del pequeño árbol de nuestro ser en lo profundo. Todo se calma entonces, y nuestras vidas y sus acciones se vuelven más fecundas; no se detienen nuestras manos ni nuestros pies, pero sus movimentos recuperan el rumbo.

viernes, 13 de septiembre de 2013

QUE EMPIECE EL ESPECTÁCULO

Espectáculo, espejismo, son palabras de significado muy próximo en su origen que hacen referencia a la ilusión óptica que nos da una imagen falsa de la realidad. Es interesante analizar la etimología para comprender un poco nuestra situación actual: la era del espectáculo. Hace unos días vivimos la designación de Tokio como sede de los juegos olímpicos de 2020 y la eliminación de Madrid como ciudad olímpica. Fue curioso observar a las personas congregadas entorno a la Puerta de Alcalá con sus globos rojos, expectantes e ilusionadas. Y lo más significativo fue contemplar la decepción, el silencio y las luces que se apagan: se acabó el espectáculo. Hoy se dice que lo que no se comunica no existe: será verdad, pero también lo es que mucho de lo que se comunica, lo que se expone en los medios de comunicación, no es más que espectáculo, escenario de cartón piedra, fachada, propaganda y mentira. Que los ríos sean ríos, y las montañas, montañas. Y las palabras, las promesas, trasparentes como el agua, verdad. Que se apaguen las luces y brillen las estrellas. ¿Poesía o nostalgia de autenticidad?

lunes, 9 de septiembre de 2013

CARGARÁN CON LA RESPONSABILIDAD

En los primeros días de agosto saltó a los medios la noticia: Bruselas apoya bajar los salarios el 10% en España como pide el FMI “Los que lo rechacen cargarán con la responsabilidad”, dice Rehn, vicepresidente de la Comisión Europea y Responsable de asuntos Económicos. Disminuir salarios se plantea como la solución sin alternativas por los responsables del sistema económico actual. Puede resultar comprensible, en un momento de globalización en el que nos encontramos con la situación de esclavitud de los obreros en fábricas y talleres en China o en Bangladehs, por ejemplo. Es una deducción lógica: si queremos competir con estos países tenemos que aceptar esta degradación de la situación de los trabajadores. Y en este contexto, resuena la frase del responsable de asuntos económicos. Desde luego que todos cargamos con nuestra responsabilidad, pero la pregunta es de qué tenemos que responder. ¿De la economía de mercado? ¿O de la dignidad de las personas? “La dignidad es el mayor de los valores….Immanuel Kant decía que la dignidad sólo puede preservarse en el roce diario entre las personas siempre y cuando nos veamos unos a otros y nos tratemos como personas equivalentes…No debemos nunca instrumentalizar a las otras personas ni utilizarlas para alcanzar los fines propios…” cita Christian Felber en su libro “La economía del bien común”. Sí, somos responsables de la situación económica, pero sobre todo, somos responsables de la dignidad de las personas. Y no se puede tratar a los trabajadores como una masa sin dignidad al servicio de la economía en abstracto, o lo que es peor, de una élite de privilegiados. En la sociedad capitalista nos han educado para consumir salvajemente; es sorprendente lo fácil que es avivar el deseo consumista en las personas, basta con despertar algunos cuantos sentimientos como la envidia o la vanidad. Sorprende, por ejemplo, la sed consumista de los jóvenes chinos que parece haber borrado los años de educación comunista. Por eso es inaceptable y cruel que en estos momentos se predique una reducción del poder adquisitivo de los trabajadores, y un deterioro de sus condiciones laborales, como solución a la crisis económica. No soy economista, reconozco mi ignorancia en esta materia, pero sé sumar dos y dos. Y esta suma me dice que un crecimiento sin límites lleva al colapso, al agotamiento de la naturaleza, que sólo se mantiene en un frágil equilibrio por la explotación de la mayoría a manos de un grupo cada vez más reducido de privilegiados. Y que esto no es aceptable, que atenta contra la dignidad de los seres humanos. “ Cada vez más personas son incapaces de encontrar sentido a otra cosa que no sea ganar dinero y consumir porque cada vez son más ajenas a sus deseos reales, a sus ideales…”afirma Christian Felber proponiendo la Economía del Bien Común como alternativa. Se trataría de dar un giro al timón de 180 grados. No son pocos los que lo critican y lo tachan de utópico, a él y a todos los que buscan una alternativa. Se empecinan en que no hay otra solución más que seguir por el mismo camino, cueste lo que cueste, y nos amedrantan con cargar con la responsabilidad del desastre si no aceptamos seguir el rumbo que nos marcan. Cuando todos los trabajadores duerman encadenados a una máquina de coser, o en talleres en ruinas que se desploman sobre ellos pero que reportan grandes beneficios a empresas que consiguen así ser competitivas, cuando ni el aire, ni el agua, ni la tierra sean saludables para nuestros hijos ¿de quién será la responsabilidad?

viernes, 6 de septiembre de 2013

ARMAS BUENAS, ARMAS MALAS

¿Armas buenas, armas malas? ¿Así de fácil? Si horroriza ver a personas, hombres, mujeres y niños, morir con convulsiones a causa de armas químicas ¿no horroriza verlos saltar en pedazos o sepultados debajo de los escombros en los que se convierten sus casas bombardeadas? ¿Los niños no mueren en los bombardeos, en Irak, en Libia, en Siria? Señores Presidentes, claro que es condenable lo ocurrido en Siria, y lloramos por cada niño muerto, pero no hay armas buenas. Todas las armas están hechas para matar.

lunes, 2 de septiembre de 2013

LA HORIZONTALIDAD AVANZA DESPACIO, PERO PISA CON SEGURIDAD.

“…¿No resulta obvio que “rivalizar” no puede ser eficaz? La inteligencia de grupo es mayor que la inteligencia aislada de un individuo…” Christian Felber, La economía del Bien Común. A andar se aprende andando, afirma el dicho popular. Y la horizontalidad se aprende ejercitándola. Lo he ido descubriendo poco a poco, a veces he dudado, pero conforme la voy conociendo, más me convence. Empezó a impresionarme con el movimiento 15M, más tarde en nuevos partidos que ya algunos se han atrevido a calificar de “sucedáneos”. Así se intenta descalificar cualquier intento de cambio radical: estrafalarios, utópicos, perroflautas. Para mí supone otra cosa: una alternativa real a un modelo caduco. No es “sucedáneo”, es sucesorio, es la salida de un sistema moribundo, de una democracia corrupta necesitada urgentemente de regeneración. No está todo hecho, ni mucho menos, hay una enorme tarea pendiente para que la horizontalidad no nos reste eficacia, pero avanzamos, se buscan y se encuentran formulas, hay que tener paciencia. Cuándo se tiene un “porque” siempre se encuentra el “cómo”. ¿Y los líderes, los genios? ¿Se los calla, se los ignora, los desaprovechamos? Ni mucho menos: aportan sin complejos todo su potencial al grupo y el grupo los acepta y se enriquece; pero a su vez reciben la respuesta, la mirada del grupo, que los mejora y los corrige, que los coloca en el lugar que corresponde a cualquier persona: en el común de los mortales, en un momento limitado, nada perpetuo. Esta es la riqueza de la dialéctica: tesis, antítesis, síntesis; el que no es cuestionado, tarde o temprano cometerá errores y si tiene todo el poder, cometerá abusos. La horizontalidad avanza despacio, pero pisa con seguridad. Me la imagino como un hermoso elefante a lomos del que cabalga la nueva democracia.

Un capítulo más de "El valle de los narcisos"

Este es el escenario donde sitúo la acción de mi novela, los espacios y recuerdos de mis alumnos y alumnas con los que he construido la fi...