jueves, 30 de julio de 2015

El dogmatismo, las religiones y el marxismo.

Si pienso que el neoliberalismo es lo más próximo al materialismo ateo y lo más alejado de cualquiera espiritualidad a pesar de las falsas apariencias de devoción religiosa en muchos casos, también opino que las ideologías de corte marxista están muy próximas de las diversas religiones y que coinciden con ellas en algo fundamental: el dogmatismo.

Todas las religiones se solidifican entorno a unos dogmas, unos ritos y unos preceptos, y la sumisión a un líder. La idea, congelada en el dogma y trasmitida por el líder, se impone al individuo. Esto provoca un hecho en el que coinciden tanto las religiones como las ideologías marxistas: la aparición de cismas, el concepto de herejía, y su consecuente condena y ostracismo, hasta puntos de un salvajismo desprovisto de toda humanidad: basta con pensar en las cruentas guerras religiosas entre católicos y protestantes, entre sunnies y chiies, en las persecuciones y martirios de herejes o creyentes de otras religiones; o en las purgas, represión y persecución política llevadas a cabo en la Unión Soviética en le final de la década de 1930, con ciento de miles de socialistas, anarquistas y opositores perseguidos, vigilados, cientos de miles enviados a gulags o ejecutados.
Y la devoción de los creyentes, la sumisión y entrega a la causa, las imágenes grandiosas del líder ante las que desfilan los devotos con emoción: para un ser ajeno a la historia y las civilizaciones humanas sería muy difícil de diferenciar.

Imagen: www.razón.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Caminando hacia ese punto de encuentro, ese abrazo con todo, que se traduce en acciones llenas de comprensión y compasión.

Hago una pausa durante un tiempo, para internarme en ese camino en búsqueda de respuestas.  "...somos conscientes de nuestra ...