viernes, 30 de octubre de 2015

Me duele Cataluña, me duele España.

Como cantaba Machado "Españolito que vienes al mundo, te guarde Dios, una de las dos Españas ha de helarte el corazón"

Me duelen las banderas, me duelen las fronteras, me duelen los puños alzados y las manos extendidas. Me duelen las miradas que no ven personas sino negros, o chinos, o musulmanes, o judios, o catalanes, o madrileños. Me duele la ceguera. Me duele el pan que se guarda y no se comparte, la lana con la que se teje el paño que no abrigará a todos los hijos. Me duelen las leyes, los parlamentos, los presidentes, los senadores, los diputados. Los que se enriquecen y nos roban, los que nos arengan y prometen soluciones, libertad para el pueblo, riqueza y prosperidad. Pero olvidan que todas nacimos libres, iguales y hermanadas.
Me duele Cataluña, me duele España-

jueves, 29 de octubre de 2015

Miel de acacias, un regusto amargo de sal en la boca.

"Deambulé por el apartamento. No quería entrar en la habitación de mi hija Laura, y al mismo tiempo me moría de ganas por hacerlo. Me quedaré en mi cuarto, me dije. Junto al escritorio frente a la ventana, entre libros y papeles. Oyendo el mar con los ojos cerrados mientras sentía el aire empapado de salitre entrar en mi garganta. Me escocían los ojos, y tenía un regusto amargo de sal en la boca. Sobre la mesa estaba mi último libro casi terminado. Ahora no sé si podré concluirlo alguna vez. Quizás lo haga, por mi hija. Porque a ella le gustaban esas historias cuando era niña. Léeme lo que has escrito, me pedía. Y se reía a carcajadas, se sentaba en mi sillón, o más bien se acurrucaba. Sólo escribiré cosas que hagan reír, me decía a mi misma cada vez que la veía así, retorciéndose de risa. No pude leerle los últimos capítulos, los que tanto me costó escribir: les faltaba su risa".
(Miel de acacias)

domingo, 25 de octubre de 2015

Dios inventó a los seres humanos y anidó en ellos. Y los hombres inventaron las religiones

Dios inventó a los seres humanos y anidó en ellos. Y los hombres inventaron las religiones como pequeñas jaulas para atrapar al Dios del que nacieron iguales y hermanos, le pusieron un nombre diferente a cada jaula, la acorazaron y la dotaron de todo tipo de adornos  para distinguirse, y de armas para atacar y destruir a las demás (también inventaron las ideologías totalitarias, con el mismo efecto). Pero Dios no cabe en ninguna jaula, no hay muro ni barrera que lo abarque, es el abrazo inmenso e infinito del Universo, es la existencia de todo lo que es, es la felicidad suprema.
Nuestras pequeñas jaulas, tenemos que liberarlas de la coraza de orgullo cainita, de ambición y ansia de poder, tenemos que abrir las puertas, todas las puertas, dejar que la existencia fluya, que el abrazo fraternal de todo lo que es nos incluya a todas, que el conocimiento de lo que realmente somos nos hermane.
No hace falta renegar de nuestra cultura, ni apostatar de nuestras creencias: solo levantar la mirada al infinito, para dirigirla luego al minúsculo reducto de nuestra jaula y desentrañar en él la esencia del don de las mil caras, abrir la puerta y dejar volar al dios que existe en cada una.


sábado, 24 de octubre de 2015

Dadme un punto de apoyo y moveré el mundo.

Se cuenta que Arquímedes dijo sobre la palanca: «Dadme un punto de apoyo y moveré el mundo».
Imagina todo el peso del dolor y el sufrimiento de tantos hombres y mujeres en el extremo de la palanca..
Imagina lo que tú eres frente a ello. Un insignificante grano de arena.
Imagina un grano de arena, y otro y otro...a través de la tierra y los siglos.
Imagina todos estos minúsculos granos de arena en el otro extremo de la palanca...
Un grano de arena más, o uno menos, será quizás lo que haga levantar o no ese tremendo peso.
De ti depende, uno más o uno menos.
Resultado de imagen de arquimedes y la palanca
Imagina. Cuando te dicen que no hay nada que hacer, que todo es inútil. Imagina, uno más o uno menos.
Imagen: fernandomachadopiriz.com

martes, 13 de octubre de 2015

Consumo, pobreza y bienestar.


Como siempre en la cocina, escuché unas palabras del recién galardonado con el Premio Nobel de Economía, Angus Deaton, por su análisis sobre el consumo, pobreza y bienestar.
Preguntado sobre la crisis de Siria, su respuesta fue clara: todo se ha venido gestando durante años, siglos, y en la raíz del problema está la desigualdad creciente.

Resultado de imagen de premio nobel economia 2015

Escuchar estas palabras de un experto nos reafirma en nuestro activismo contra la desigualdad creciente. Me propongo leer su análisis, y sobre todo seguir apoyando a tantos hombres y mujeres que luchan contra la pobreza y la desigualdad.

Imagen: cronicaglobal.com

domingo, 11 de octubre de 2015

Neutrinos, la inmensidad de lo pequeño.

Había oído hablar de la inmensidad del Universo, y de las distancias medidas en años luz, y se lo expliqué a mi pequeño filósofo tendida en la azotea una noche de verano cara a las estrellas. Pero no había oído hablar de los neutrinos, y reconozco que me han hechizado como lo hace el firmamento en esas noches estrelladas. 
Escuché hablar de ellos por la radio en la cocina, mientras trajinaba entre platos y sartenes, que también en la cocina se encuentra la sabiduría.  Por la tarde lo lleve al cine, a ver Pan, viaje a nunca jamás; disfrutamos con la fantasía, las aventuras y los sueños infantiles transformados en imágenes, y algunas escenas de la película me hicieron pensar en los neutrinos.
De vuelta a casa en el autobús le expliqué a mi pequeño filósofo qué eran.
_ Cada segundo 65 millones de neutrinos atraviesan nuestra uña_ le comenté.
_¿Cómo los fantasmas?
_ No, son materia.

Busco en Wikipedia la definición de neutrinos:
"Los neutrinos (término que en italiano significa ‘pequeños neutrones’, inventado por el científico italiano Enrico Fermi) sonpartículas subatómicas de tipo fermiónico, sin carga y espín 1/2. Desde hace unos años se sabe, en contra de lo que se pensaba, que estas partículas tienen masa, pero muy pequeña, y es muy difícil medirla. Hoy en día (2015), se cree que la masa de los neutrinos es inferior a unos 5,5 eV/c2, lo que significa menos de una milmillonésima de la masa de un átomo de hidrógeno.2 Su conclusión se basa en el análisis de la distribución de galaxias en el universo y es, según afirman estos científicos, la medida más precisa hasta ahora de la masa del neutrino. Además, su interacción con las demás partículas es mínima, por lo que pasan a través de la materia ordinaria sin apenas perturbarla".
Entre el descubrimiento de los neutrinos y el viaje de Pan siento que contemplo la realidad con una mirada un tanto distinta. Ciencia, fantasía, sueños, la inmensidad de lo grande y lo pequeño se mezclan y componen un paisaje: el paisaje de lo minúsculo que somos, de nuestra ignorancia tan absoluta, de lo perdidos que estamos en el Universo. Y me pregunto cuántos neutrinos estarán atravesándome en este segundo.


Imagen: los tiempos.com

miércoles, 7 de octubre de 2015

¿Por qué sigo en EQUO?

Sigo en EQUO por las mismas razones por las que me afilié en este partido, razones a las que se añade una nueva causa: mi compromiso con las personas que en este momento forman parte del sistema en gobiernos municipales y autonómicos. Conozco a varias de estas personas, conozco su compromiso, su esfuerzo y el coste personal que les supone representar los valores de EQUO: la ecología política, el ecofeminismo como fundamentos para un sistema más justo y equitativo, más sostenible para las generaciones actuales y futuras; representarlos en un sistema para el que estos valores no forman parte de su ADN no es tarea fácil. 


El proceso de confluencia en causas comunes ha sido extremamente difícil: si es cierto que existen estas causas comunes también lo es que las diferencias e intereses particulares no están ausentes.Si esto ha hecho que estos procesos hayan ofrecido muchas dificultades y requerido un gran esfuerzo en el ámbito de las municipales y autonómicas, más dificultad y esfuerzo está exigiendo el crear un espacio común para las generales. El efecto de desgaste interno que estos procesos provocan es enorme, sin embargo, a pesar de todo, consciente de lo imperfecto del proceso y de que el resultado podrá ser quizás el mejor posible pero nunca el deseado como óptimo, por eso sigo en EQUO, por mínima que pueda ser mi aportación.

domingo, 4 de octubre de 2015

El otoño y las abuelas





Tiene el otoño la cadencia de esa edad de la persona que deja atrás la juventud y se encamina a paso lento hacia la ancianidad, ese invierno desnudo coronado de nieve. El otoño es la antesala gozosa, el penúltimo festín en el camino, tan colorido como cualquier primavera, envuelto en el brillo que no daña los ojos cansados, brillo rojizo y amarillo, envuelto en la neblina de los recuerdos.






El otoño está lleno de senderos que invitan al caminar lento, y si es de la mano de un niño, entonces el gozo es ya completo. Porque sientes que caerán las hojas, una a una, que se mezclarán con la lluvia y la tierra, y la abonarán para la próxima primavera. Si aspiras ese aroma de la mano de un niño, o soñando con él, con el nieto o la nieta que verá tantas otras primaveras cuando tú hayas recorrido tu último otoño, entonces abrazas el otoño con toda el alma. Y digo que es el penúltimo festín, porque espero que el último sea ya en la cumbre nevada del último suspiro.
Con gratitud, al regalo del otoño. Con cariño, para todos los abuelos y abuelas.

jueves, 1 de octubre de 2015

También los pueblos cometen crímenes, y suicidios

También los pueblos se equivocan, también pueden ser manipulados para cometer crímenes, o suicidios colectivos, basta con repasar la historia. Hoy ocurre aquí, en mi país, entre los pueblos que lo componen, unos contra otros, obstinados, viscerales,  megalomanos. A veces hasta el ridículo si no fuera por por lo dramático de la situación. Así lo siento, así lo sentí y lo expresé en mi novela corta, Miel de acacias.


"Entiendo que ames a tu pueblo. Yo también tengo un gran cariño por el mío. Es un pequeño pueblo, al pie de la montaña de Montserrat. Huele a ginesta en primavera, y a pino y tomillo. Bailamos la sardana en la plaza del pueblo los domingos, nos damos las manos, yo siempre me emociono, por la música, y por el latido de la sangre de los otros que siento en las palmas de mis manos. Eso es lo que vale: el latido de la sangre de los otros. Y ¿sabes, querido Iñaki? Ese latido es el mismo en todos los pueblos. Hace poco nos invitaron unos amigos a las fiestas de su pueblo (son castellanos, fíjate, los opresores de tu pueblo según tú) Subimos a la ermita, asamos chuletas y morcillas con la leña de la tierra, también allí olía a pino y a romero. Sacaron la Virgen de la iglesia, una pequeña imagen de una madre con su niño en brazos. Voy a bailarle a la virgen, dijo mi amiga. Delante de la imagen que avanzaba por el pinar la gente bailaba una jota: viejos, niños y jóvenes. Yo bailé con aquella gente, bailé con ellos en su pueblo y delante de su virgen. Sentí su emoción, me emocioné con ellos. ¿Lo entiendes? Y si cierro los ojos aún me emociono, como cuando bailo la sardana en mi pueblo. Y me gustaría bailar con tu gente, y sentir con los ojos cerrados el latido de la sangre en las palmas de vuestras manos. ¿Lo entiendes?
-Déjalo ya.
-Espera un poco- le respondí, y envié  lo que acababa de escribir sin releerlo..
Pablo se sentó junto a mí.
-Vamos a acostarnos, Teresa.
Había pasado más de un cuarto de hora. Me dolían los ojos. Y entonces llegó su respuesta:
Lo entiendo. Pero ya es tarde. Hasta mañana.


Dice que lo entiende ¿cómo lo va a entender? Pablo había logrado llevarme hasta la cama. Déjalo ya, cariño, me respondió mientras me acariciaba la frente. Me desnudaba y yo me dejaba acariciar sin abrir los ojos, obstinada en mi desesperación. Nadie puede entender lo que yo siento, le susurré y abrí los ojos. Me asomé a la tristeza y a la soledad de los ojos de Pablo, que estaba echado junto a mí y estrechaba mi cabeza entre sus manos. Yo si te entiendo, me llegó el susurro tímido de su voz. El susurro del mar, el susurro de las olas de arena. El lamento del desierto y de su soledad. Me dormí entre sus brazos y volví a soñar en aquellas noches estrelladas en las que él me arropaba contra su pecho".(Miel de acacias, capítulo 27, pag 81, Queimada Ediciones 2012)

Imagen:culturaelvendrell.blogspot.com

Maldita guerra

Mientras se van acallando las noticias sobre los refugiados sirios y las imágenes desoladoras del éxodo de un pueblo, surgen otras.Bombardeos de la OTAN, liderada por Estados Unidos, bombardeos de Rusia: ¿contra el Estado Islámico? ¿Contra los rebeldes al régimen de Bashar Al Assad? ¿Quién bombardea a quién?


No soy analista política, reconozco mi ignorancia sobre alta política, soy solo una mujer que ama la vida, soy gente, y no puedo callar, no puedo dejar de preguntarme y preguntar en voz alta. Porque los que mueren, los que sufren por la avaricia, la codicia, la megalomanía o la locura de unos y otros, son gente como yo, son mujeres y niños.
Maldita guerra.

Caminando hacia ese punto de encuentro, ese abrazo con todo, que se traduce en acciones llenas de comprensión y compasión.

Hago una pausa durante un tiempo, para internarme en ese camino en búsqueda de respuestas.  "...somos conscientes de nuestra ...