domingo, 20 de diciembre de 2015

Estas Navidades, regala palabras para la Paz.


Palabras para la paz: esas son las palabras que deseo encontrar, que siempre he buscado. Ese es el camino que quiero señalar con mi escritura.

.

Dicen que los autores repiten un mismo estribillo a lo largo de todas sus creaciones, y pienso que en mi caso es totalmente cierto. 

Hoy como ayer, como siempre, avanzamos en zona de guerra. A veces esa guerra se manifiesta en toda su crueldad, como en Siria o en el terrorismo Yihadista, o en a franja de Gaza, en Sudán, en Mali, en Nigeria... Pero esa guerra subyace en el complejo sistema de la sociedad humana, porque forma parte de la misma naturaleza humana. No habrá paz sin libertad, sin justicia, sin solidaridad. Libertad, igualdad, fraternidad: solo juntas son auténticas y fundamentan la convivencia pacífica. No habrá paz sin lucidez para descubrir lo que realmente importa para que el ser humano y la sociedad sean felices. Es preciso un profundo cambio de mentalidad, el despertar de una nueva conciencia.

La paz se construye con la acción por la libertad, la justicia y la solidaridad. La paz se construye desde las mentes de las personas, de ahí la importancia fundamental de la educación.La paz nace en el corazón humano desde sus raíces, desde una motivación profunda, desde una espiritualidad universal, sea o no religiosa.

Miel de Acacias y Mi hermosa Ruanda son palabras para la paz; las dos son palabras para una paz que llega a través de un camino doloroso y desgarrador, atravesando y sobreviviendo a la experiencia del terrorismo ( en este caso el de ETA, pero extrapolable a cualquier otro fanatismo) o de un genocidio como el genocidio de Ruanda. Y en las dos hay una misma fuerza, en sus múltiples y diversas caras pero que es la misma fuerza que mantiene la vida latiendo: el amor.

Disponibles en la librería Traficantes de sueños
C/ Duque de Alba, 13
28012 Madrid
Tf. 915320928
Metro Tirso de Molina

Miel de acacias disponible también en Queimada Ediciones,http://www.queimadaediciones.es/ en Amazon y versión kindle

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El valle de los narcisos, capítulo 11: quedar atrapado.

11. Mi madre golpeó suavemente a la puerta de mi habitación antes de asomarse. _ David ¿hoy no piensas comer? Me pareció una pr...