jueves, 26 de abril de 2012

NIÑOS DEL ARCOIRIS

“Un cielo lleno de estrellas, el océano azul tan grande como lo ves, una tierra en la que crecen las flores ¿Puedes desear algo más?
Debemos vivir juntos. Cada hermana, cada hermano. Hijos pequeños del arcoiris y de una tierra fértil.
Pero dile a todos los niños. Dile a tu padre, dile a tu madre, que esta es nuestra última oportunidad de compartir una esperanza, un mundo”
Esta es la traducción de la canción de Nielsen, que los noruegos han entonado blandiendo rosas contra el fanatismo y la locura, hoy encarnados en un hombre, Breivik, el asesino de Oslo. Es la canción que él odiaba, la canción que señalaba como un instrumento de adoctrinamiento marxista.
Se equivoca Breivik, porque esta canción y su mensaje es mucho más antiguo. Es la canción de la tierra y de sus amados hijos los seres humanos, es la canción de la fraternidad y la compasión cantada por los hombres que adoran a un único Dios, de Oriente a Occidente; es la canción que nos enseñó Jesús con sus palabras y su ejemplo. Y como si leyese en una bola de cristal, Nielse nos advierte que el tiempo se acaba, que la locura del integrismo se extiende como una plaga, y que quizás esta sea nuestra última oportunidad.
La imagen del pueblo noruego unido en una sola voz, cantando una canción infantil con un solo corazón, alienta la esperanza de que aún hay tiempo para la paz y la cordura.

Imagen:www.lizzydtspeak.blogspot.com

martes, 24 de abril de 2012

lunes, 23 de abril de 2012

PERSECUCIÓN, O FIN DEL SECUESTRO.

La Iglesia española se ha lamentado con frecuencia de sufrir persecución por parte del gobierno (no ya del actual gobierno, sino del anterior). Incluso ha llegado a transmitir este sentimiento al Papa, que así lo expresó en su último viaje a nuestro país.
Recuerdo aquí las palabras de Jesús: “Dad al Cesar lo que es del Cesar, y a Dios lo que es de Dios”. El tenía clara la separación entre las cosas de Dios y las cosas de los poderosos de la tierra y en ningún momento buscó su protección o amparo. Le bastaba con confiar en Dios. Más tarde sus seguidores empezaron a vacilar y no dudaron en acoger con alegría el amparo que les brindaba el Emperador Constantino al proclamar el cristianismo religión del Imperio. Y la cruz del Príncipe de la Paz empezó a ondear en las banderas de los guerreros. Pero lo que la joven Iglesia consideró un triunfo fue en realidad el comienzo de un largo y devastador secuestro.
Perder una posición privilegiada en la sociedad no puede suponer una persecución sino el fin del secuestro y la recuperación de la auténtica libertad. Me dirán muchos que esta pérdida impedirá trasmitir el mensaje de Jesús, la buena nueva, el Evangelio. Y sin embargo no creo que sea así: si muchos hoy rechazan este mensaje es porque lo perciben en su envoltorio de poder y dominio. Despojarlo, liberarlo de este envoltorio, de esta servidumbre, le devolverá su frescura, toda su belleza cautivadora. El mensaje de Jesús fue el amor, para transmitirlo sólo se necesitan personas que crean en él y que lo demuestren con sus vidas de cada día. No creerán por los hermosos templos, ni porque las autoridades les permitan ocupar espacios públicos para sus ritos, ni porque sus sacerdotes reciban pagas del Estado…”Ahora creo que Dios es amor, por la bondad que tú me muestras con tu vida” ese es el auténtico descubrimiento del significado del mensaje de Jesús, esa la mejor manera de transmitirlo.

cordobagarcia.blogspot.com 

viernes, 20 de abril de 2012

CARTA DEL JEFE INDIO

Ante la profunda sabiduría de un ser humano realmente civilizado frente a la barbarie de nuestra civilización, tan orgullosa y pagada de si misma, no puedo más que citar un párrafo y recomendaros la lectura completa en www.guelaya.org/textos/jefe%20indio.htm

"¿Cómo podéis comprar o vender el cielo, el calor de la tierra? Esta idea nos parece extraña. No somos dueños de la frescura del aire ni del centelleo del agua. ¿Cómo podríais comprarlos a nosotros? Lo decimos oportunamente. Habeis de saber que cada partícula de esta tierra es sagrada para mi pueblo. Cada hoja resplandeciente, cada playa arenosa, cada neblina en el oscuro bosque, cada claro y cada insecto con su zumbido son sagrados en la memoria y la experiencia de mi pueblo. La savia que circula en los árboles porta las memorias del hombre de piel roja..."


El domingo celebramos el día de la tierra

Imagen: http://www.planeta.perdido.blogspot.com/

lunes, 16 de abril de 2012

NO SE PUEDEN COMPRAR, SON UN REGALO

“Los Hombres compran cosas hechas en los mercados. Pero como no existen mercados de amigos, los hombres ya no tienen amigos” le explica el zorro al Principito. Los mercados, el dinero, la compra-venta, y la soledad: el mal de nuestro siglo. Y la infelicidad.
Los amigos, los buscamos toda nuestra vida: en nuestro primer día de colegio, temblando, cuando nos separan de nuestra madre. Y ya adolescentes, ese amigo o amiga con quien reímos contándonos nuestro primer amor o con quien lloramos nuestro primer desengaño. Hasta el final, cuando rotos y perdidos nos refugiamos en una Residencia para no molestar a los hijos: la vecina de mesa, a la que le falta una pierna, o el vecino de la habitación de al lado, esos amigos del último tramo del camino a los que nos aferramos buscando alivio. Los amigos, como un bálsamo sobre la herida que es tantas veces la vida.
Los amigos son un regalo. No hay dinero para comprar un amigo, ni ley que nos haga merecerlos, ni contrato para atarlos. Los amigos, la vida los pone en nuestro camino. El único lazo que nos une está hecho de libertad.
Los amigos nunca son un número, ni guardan un orden: no hay 1º, ni 2º, ni 8º. Cada uno tiene un nombre, cada uno es único. Y cada uno con sus cosas, no hay un amigo perfecto, y así ha de ser. Los hay de toda la vida, y los hay de ayer, los hay que te acompañan un trecho, y luego desaparecen largo tiempo. Vuelven a aparecer, pasadas décadas, y te sorprendes: “¿Qué ha hecho el tiempo con nosotras?” Pero en el nido de arruga de los ojos descubres la proximidad de la mirada. Siempre han estado ahí. Te escuchan y los escuchas, a cualquier hora. Los hay que sin palabras te entienden, los hay que sienten y piensan como tú, y los hay diferentes, que fruncen el ceño cuando oyen tus ideas, que votan a otro partido, que creen en otro dios, o simplemente no creen, pero sin saber por qué, son tus amigos.
Sentarse al sol con los amigos, compartir unas risas, un buen vino o una tortilla de patatas, no hay nada mejor. No vale nada, es un regalo de la vida, un regalo del corazón.
No me extraña que Jesús nos llamara amigos, regalo de la vida, si hacemos lo que nos dijo: amar. Amar con las puertas abiertas.

Imagen:http://sonpareja.com

viernes, 13 de abril de 2012

DESNUDO, O LA AUTÉNTICA FELICIDAD

Vivimos en la superficie de las cosas. Disfrazados, maquillados, a veces hasta acorazados. Engañando, y lo que es peor, engañados. Autoengañados, en medio del ruido y el brillo de los espejismos.
Hace falta cerrar los ojos, buscar el silencio y mirar dentro, sin miedo, con todo el valor que hace falta para conocernos a nosotros mismos. Empezar por ahí: por no engañarnos. Nos podrán atar, amordazar, encarcelar, pero sólo nosotros mismos podemos engañarnos. Y sólo la verdad, la sinceridad con la que nos miremos en nuestro interior nos hará libres y felices.
La auténtica felicidad, nadie ni nada nos la puede dar o arrebatar. Es un don, como la misma existencia. Pero esto no significa que es algo definitivamente alcanzado: la podemos enturbiar, empañar, apagar y cada día, cada amanecer, tenemos que decidir ser felices, ser libres, ser auténticos. Entonces nuestras vidas podrán ser una bendición para los demás, no un estorbo o un obstáculo que les vele la auténtica felicidad.
http://www.alcorverde.blogspot.com/

Imagen:www.melisa-melancolia.blogspot.com

sábado, 7 de abril de 2012

FELIZ PASCUA, HERMANOS

Presencié la escena hace años, en el metro de Paris. En la superficie los franceses celebraban elecciones, izquierda y derecha se unían sobresaltadas ante el avance de Le Pen y su discurso xenófobo. En los túneles los hombres y mujeres se apretujaban grises en los vagones. De todos los colores, de todas las razas, así eran los viajeros. No de todas las clases sociales, eso no. Trabajadores la mayoría.
La mujer sentada enfrente de mí tenía el aspecto desaliñado de una mendiga. Palpaba con dedos amoratados el dobladillo de su chaqueta en el que se adivinaba el contorno de unas monedas. Al levantarse para salir, una moneda resbaló al suelo. Un muchacho de aspecto magrebí la recogió e hizo un gesto para devolvérsela, pero demasiado tarde: la mujer se alejaba por el andén. Las puertas del vagón se cerraron. El muchacho volvió a sentarse con la moneda entre sus dedos. Otro muchacho había entrado en aquella estación: alto y encorvado, pálido de piel y de mirada, muy azul, con el pelo rubio y ondulado cayéndole sobre los hombros. Extendió la mano y avanzó entre los viajeros desgranando la retahíla de sus desdichas, entonces el joven magrebí le entregó la moneda, y sus manos se rozaron.
      Ese es el infierno, ese es el cielo. Ese es el mensaje, esa es la respuesta. Los cristianos celebramos la Pascua. Pero la Pascua, la auténtica Pascua, es de todos. Es atravesar el infierno alargando la mano al otro, sintiendo su pena y compartiendo lo mucho o poco que tengamos. Así caminó Jesús, así nos enseñó a tejer el puente para atravesar este valle de lágrimas, la mano en la mano, hombro con hombro. Así nos hizo descubrir la esperanza y la fuerza.
            Feliz Pascua, hermanos.

NO SOMOS LA LUZ, PERO PODEMOS REFLEJARLA


“Llévame de la oscuridad a la luz, de la irrealidad a la realidad, de la mortalidad a la inmortalidad” suplica un mantra budista. La súplica ha sido escuchada, hoy lo celebramos los cristianos. A través de la oscuridad, el sinsentido, el dolor y la muerte, se abre paso la luz y la esperanza. Hoy y cada día en cada una de nuestras existencias.
Existencia, Conocimiento, Plena Felicidad, así se nombra a Dios en el hinduismo. Felicidad Plena, ese es también el mensaje de la Pascua, a pesar de todo.
Nuestra existencia, como espejo limpio que refleja la luz. No somos la luz, la reflejamos si nuestro yo no empaña el espejo. Nuestra existencia, como una fuente de la que mana el agua. No somos el agua, la dejamos brotar limpia si nuestro yo no la enturbia. Nuestro yo no se anula, se expande, se funde en un abrazo. Existencia, Conocimiento, Felicidad Plena.
Feliz Pascua.

Imagen:www.fondos ypantallas.com
http://www.alcorverde.blogspot.com/

jueves, 5 de abril de 2012

¿EN QUÉ PUEDES SEGUIR CREYENDO?

Cuando la vida se convierte en un infierno (¡tantas veces, para tantos y tantos seres humanos!) ¿en qué puedes seguir creyendo? ¿en qué palabras, en qué promesas, en qué proyectos? ¿en qué personas? ¿en qué dios?
En el que te estrecha la mano, a tu lado, se estremece contigo, contigo llora y pelea, contigo sufre y muere. En esa palabra sí, en ese hombre o mujer, sí. En ese dios, sí puedes seguir creyendo.

Imagen: revistadeletras.net
http://www.alcorverde.blogspot.com/

Cuando lo extraescolar es el alma de la educación.

El martes pasado, 11 de junio, tuve el privilegio una vez más de disfrutar de lo que significa educar. Educar ha sido y es una pasión en mi...