lunes, 29 de octubre de 2012

ME DAS LA VIDA, Y CALLAS

Me basta con mirarte para sentir tu calma, y contagiarme.
Por más que el ruido nos envuelva, la prisa, el empujarse unos a otros.
Tú callas, sereno, y me contagias.
 Contemplo tu belleza, sin artificio, el verde en el verano, y en el otoño acecho el dorado, el ocre, luego el rojo, al despedirse y refugiarse ante el invierno, tan lleno de esperanza.
Me das la vida, el aire limpio que respiro, tu aliento que penetra mi cuerpo. Mientras duermo, en silencio, limpias mi aire y me lo entregas en cada
amanecer.
Silencio y vida que se da.
Quiero aprender contigo a estar vivo, mi hermano arce, mi árbol amigo.

viernes, 26 de octubre de 2012

DE ANGELES Y HORMIGAS

Se llama Ángeles, pero no tiene alas y a mí me hace pensar más en las hormigas. Tiene el pelo corto, blanco (sí, como alas de algodón), unos ojos que se agrandan detrás de unas gafas con aumento. Y 74 años. Pero no duda en pasar horas delante del montón de pliegos y quemar su vista repasando las firmas de la gente, otras hormigas indignadas contra la injusticia y el dolor. Aquí falta la letra de un D.N.I, o el código postal. Y Ángeles lo busca, con sus 74 años, en un programa de ordenador.
Se ha suicidado un hombre amenazado de desahucio, los medios hablan de él, y de otros muchos desesperados. La Plataforma de Afectados por la Hipoteca lucha por defenderlos, como puede. Interponen sus cuerpos y sus voces ante los que intentan echar a la calle a los desahuciados. Proponen una Iniciativa Legislativa Popular pidiendo la dación en pago y alquiler social, y paralización de los desahucios.
Ángeles esta con ellos, intentando parar desahucios y repasando los pliegos de firmas. Benditas hormigas.

Se ha concedido ampliar el plazo para la presentación de la ILP, hasta finales de enero: estaremos ahí.

lunes, 22 de octubre de 2012

TOCANDO FONDO, O EMPEZANDO A HUMANIZARNOS

Feliz clase media, soñando a ser ricos un día, acomodada y confiada en un sistema protector: hoy se despierta perpleja ante una realidad inesperada, por más que un ligero rurún la hacía presentir.
Sin saber muy bien cómo, miles de personas de países desarrollados se ven rozando el límite de la indigencia, o incluso traspasándolo. Ya no somos ricos, ni lo seremos. Los ricos son otros, cada vez menos numerosos, cada vez más ricos. ¡Vaya mazazo! ¿Qué hacer?
Tentados a desesperarnos o resignarnos, o a embestir violentamente  contra el sistema, o a exacerbar nuestro egoísmo individualista (¡de qué modo florece en momentos de crisis!) podemos contemplar también otra opción: la de reinventar nuestra humanidad y nuestra conciencia colectiva.
Habíamos olvidado que éramos parte de un todo, con la Naturaleza y los hombres y mujeres de todas las tierras, habíamos construido nuestro confort a costa de esquilmar la tierra y a dos tercios de nuestros semejantes, y ahora nos toca a nosotros ser esquilmados por una fracción más pequeña de personas.
         Lo mejor de nosotros mismos puede surgir de esta crisis, para ello necesitamos creer en esa faceta humana olvidada, despertar nuestra conciencia colectiva, confiar en nuestra propia fuerza. Sacudir la pereza, el conformismo. Inventar, trabajar, luchar. Crecer y aislar hasta su agotamiento a ese reducto donde se acumula la riqueza como agua estancada.
         O devorarnos unos a otros.

Imagen: uniendovoces.com

viernes, 19 de octubre de 2012

MÁS ALLÁ DE LA IRA DE DIOS

La ira de Dios ha oscurecido el cielo del creyente con la amenaza del infierno. En los textos sagrados se hace referencia a este lugar o estado de sufrimiento al que son abocados los pecadores. Y sin embargo, cuanto más se busca el conocimiento de Dios más difícil resulta aceptar esta ira. Si abrimos, aunque sólo sea un poco, la puerta de nuestro ego encadenado y dejamos que penetre la Luz  podemos intuir, o presentir, (aunque sea a través de las sombras de nuestra ignorancia) el Bien, la Belleza, la Compasión Poderosa, el Amor del que es y en el que todo existe. Y en esta Luz no hay sombra de ira. Entonces podemos deducir que la ira de Dios no es más que la torpe proyección de nuestra propia ira, de nuestra propia sombra.
Todos los textos sagrados, aún admitiendo su carácter de revelación, están escritos en un contexto cultural determinado. Incluso en el Nuevo Testamento encuentro textos que nos hablan de esta ira de Dios que arroja al infierno al pecador. Pero a pesar de esto, lo que descubro en la esencia del mensaje me hace atreverme a pensar que el Dios que se nos revela está más allá de la ira.
Hay un infierno que temer, el infierno al que nosotros mismos podemos arrojarnos. Para un amante, no hay infierno comparable a perder el amor del amado. Pero ante la Bondad Suprema esto no es posible: existimos por ese amor y ese amor es eterno e inmutable. Somos nosotros mismos los que podemos darle la espalda y alejarnos de él. Ese es el infierno.
Esforzarnos cada segundo por vivir con honestidad y rectitud,  intentando reflejar y realizar en nuestro ser esa misma Bondad, ese es el camino del cielo. El cielo y el infierno están dentro de nosotros. Es a nosotros mismos y a nuestra capacidad de autoengaño a quien hay que temer hasta nuestro último aliento, y atravesar confiados todas las sombras que nuestro ego pueda interponer entre nosotros y Dios. En Dios no hay sombra de ira. Es luz cálida, es vida y belleza.
Los hombres siguen alzándose unos contra otros  en nombre de la ira de Dios, como lo han hecho desde siglos, para desagraviar a su Dios o a su Mesías ante las ofensas de los no creyentes. Si contemplásemos su verdadero rostro y limpiásemos nuestro corazón de nuestra propia ira, contemplaríamos la luz de la misericordia y la paz, la luz que ilumina a todos los hombres con el sello de la fraternidad.

Imagen: Daniel Vendrell Oduber

martes, 16 de octubre de 2012

EMPRESAS SOCIALES: EL DINERO NO SE ACUMULA, CIRCULA Y CREA BIENESTAR.

El modelo de Empresa Social y de Banco del Pueblo que propone Muhammad Yunus podría ser la lanza certera para transformar el sistema económico y social, pues apunta al talón de Aquiles del actual sistema económico y social: el dinero. Es cierto que al tratarse de un modelo que se abre camino en el Tercer Mundo podría parecer que no es apropiado para resolver la crisis que venimos sufriendo en Occidente, y sin embargo, conforme he ido descubriendo a través de la lectura de su obra el fundamento de su proyecto, he llegado a la conclusión de que la aplicación de su filosofía social y económica podría ser el primer paso para inventar un futuro  que superase los errores del pasado.
La esencia de la Empresa Social y del Banco del Pueblo es que su finalidad es un beneficio social, ya sea en el ámbito de la salud, de la educación, de la mejora medioambiental… o simplemente la creación de puestos de trabajo, y no admite que los beneficios se empleen para lucro de empresarios, accionistas o socios. Los beneficios se reinvierten para expandir el beneficio social. El crecimiento del dinero, la acumulación de capital, la creación de grandes fortunas es incompatible con la idea de Empresa Social. El dinero no se acumula, el dinero circula y crea bienestar.
“Todo el mundo tiene un fuerte impulso de generosidad, un deseo de ayudar a los demás, que es tan poderoso como el deseo del lucro personal_ afirma Muhammad Yunus como ya cité en una entrada anterior_Pero el capitalismo tradicional no se ha preocupado nunca de este fuerte impulso de los seres humanos. A consecuencia de ello, la economía mundial ha seguido creciendo de una manera desequilibrada, y el desequilibrio se hace peor cuando crece…El marco actual, que imagina una economía dirigida por seres humanos unidimensionales, da un poder enorme e incentiva a los ricos para que acumulen riqueza sin límite. Ese marco sólo ofrece una medida del éxito: la cantidad de dinero que se posee. En un mundo de personas multidimensionales, todo cambia. En ese marco, el éxito se medirá principalmente por la contribución que haga cada uno al bienestar del mundo” (Las empresas sociales, Muhammad Yunus)
El proyecto de Empresa Social supone la superación del capitalismo y el despertar de una conciencia colectiva. Hoy, más que nunca, esta conciencia colectiva es imprescindible para afrontar con esperanza los retos del milenio. Nuestra crisis no es nada si la comparamos con la situación de tantas otras zonas del Planeta, es por esos pueblos por los que habría que luchar_ me dicen a veces. Cierto, pero pienso que si no se logra cambiar el sistema económico y social de Occidente no se conseguirá erradicar el injusto sistema mundial.
Al ideal de equidad que propone el proyecto de Muhammad Yunus se une la idea de libertad y participación civil. ¿No será un nuevo sistema totalitarista?_ preguntan algunos. Todo lo contrario: fomenta la participación responsable y democrática, y la autogestión.
En Bangladesh, mujeres mendigas han sido capaces de hacer realidad este sueño. Quizás ellas puedan ser nuestras maestras. Empezaron por creer en ellas mismas, quizás también nos enseñen a creer en nuestra fuerza colectiva.

viernes, 12 de octubre de 2012

LOS EJERCITOS, EL FUEGO Y EL AGUA




Afortunadamente, no he sido testigo directo de ninguna guerra, pero sí, a través de los medios de comunicación, de otras innumerables y devastadoras que parecen no terminar nunca, principalmente en las zonas más empobrecidas del planeta.
No nos atacan los ejércitos enemigos, ni tampoco parecemos dispuestos a enfrentarnos unos contra otros en una contienda fraticida, por más que las calles se llenen de indignados y las autoridades ordenen una represión desproporcionada de los manifestantes, o que algunas voces susurren nostálgicas el papel del Ejercito para salvaguarda de la Patria. Lo que el pueblo quiere, hoy y siempre, es vivir, por más que haya quienes han hecho un negocio de la guerra.
Y sin embargo, paisajes desolados por las catástrofes, ruina, dolor y muerte no es algo ajeno a nuestra realidad. Hace poco fue el fuego, hoy es el agua. ¿Qué estamos haciendo ante esto? Como ya escribí en el momento en el que los incendios arrasaban nuestros bosques y nuestros campos y dejaban en la ruina a muchas personas que perdieron sus casas, sus tierras de cultivo y sus ganados, hoy ocurre lo mismo a causa de las inundaciones. Y otra vez más no cabe el fatalismo resignado, sino la autocrítica comprometida. La Naturaleza es digna de respeto, incluso de veneración. Pero debemos aspirar a que sea nuestra aliada, de hecho lo es. Sólo hay que poner todos nuestros medios, la ciencia y la técnica, para cuidarla y guiarla. Cuánta ruina se podría evitar cuidando nuestros bosques, limpiándolos y vigilándolos continuamente; y lo mismo ocurriría con nuestros ríos, nuestros cauces secos con memoria de torrentes, nuestras ramblas abandonadas y convertidas en escombreras y tantos y tantos diques cortando el paso del agua dormida; y el olvido de  las autoridades que permiten la construcción de viviendas en zonas inundables. Y cuántos puestos de trabajos de guardianes de nuestras tierras y nuestros ríos, y de investigadores para prevenir las catástrofes. Ejércitos para la vida, soldados que no empuñaran armas contra otros hombres sino que emplearan toda su fuerza para domar a una Naturaleza de la que vivimos. Industrias punteras, sí, pero a favor de los hombre. Trabajo no les faltaría. Lamentablemente, hoy por hoy los echamos en falta.


Hoy, 12 de octubre, día de los desfiles militares, hombres y mujeres de nuestra Patria sufren y lloran el desastre. Sentir con ellos, ese es el verdadero patriotismo.

Imagen: elmundo.es

miércoles, 10 de octubre de 2012

EUROVEGAS NO: NI IGNORANTES NI EGOISTAS

Se ha dicho que los que se oponen a EUROVEGAS en Madrid son ignorantes y egoístas. Pues ni lo uno ni otro.
No son ignorantes, por más que todas las gestiones y negociaciones se hayan hecho sin brindar ninguna información a los ciudadanos, y ni mucho menos consultando su opinión. Existen y circulan numerosos informes sobre lo que supone este proyecto en todas sus facetas, que estos “ignorantes” han conseguido y difundido justamente para combatir esta ignorancia. Por ejemplo, informaban del dato que ahora se atreven a publicar oficialmente las autoridades: el problema es la financiación, pues Sheldon Adelson sólo financiaría ¡el 30 %! Cómo si el problema de la financiación fuera un pequeño detalle. Mal empezamos.
No son egoístas, al contrario, piensan en el problema de los demás con más amplitud de miras que la mayoría: no sólo en los propios problemas sino también en la situación con la que se encontrarán sus hijos, sus nietos. Eso es lo contrario de egoísmo. Egoísmo es más bien la actitud del que piensa aquello de “después de mí el Diluvio”, actitud frecuente entre muchos políticos, que buscan éxitos a corto plazo, lo que les resulta más rentable electoralmente.

         Apostar por EUROVEGAS supone un paso más en la dirección equivocada. Supone tropezar dos veces en la misma piedra, cuando aún no hemos conseguido levantarnos del último tropezón que nos ha sumido en la ruina y el endeudamiento: el de la especulación inmobiliaria, que comenzó a principios de la década de los 80 y que alcanzó su cima entre 1998 y 2008. Después de unos años de euforia, en los que unos cuantos se enriquecieron de modo espectacular,  muchos consiguieron trabajo bien remunerado, y numerosas familias se endeudaron animadas por esta situación de bonanza, hoy estamos recogiendo los frutos de aquellas actuaciones: ruina, desahucios, paro, por no mencionar los campos de cultivos donde esqueletos de hormigón han remplazado a los árboles frutales y las huertas, dominados desde la altura por aeropuertos fantasmas y faraónicas esculturas, por mencionar algún ejemplo.
         Y he aquí que seguimos el mismo rumbo, sólo que conforme avanzamos en esta dirección el panorama se ensombrece. Ya no serán tantos los que se enriquecerán espectacularmente, serán menos, pero se enriquecerán más; y los trabajadores, ya no se encontrarán con el desahogo económico de los años de la euforia inmobiliaria sino que trabajarán en condiciones degradadas. Los espacios naturales imposibles de recuperar aumentarán. Y al final ¿qué? Y aquí deseo sinceramente equivocarme, porque lo que lógicamente se puede deducir es demasiado tremendo.
         No nos regalan nada, nos venden a precio de saldo.
         Y sí, el empleo debe ser un objetivo prioritario, porque es el trabajo digno a lo que todos aspiramos, y en ello debemos empeñar todos nuestros recursos humanos y materiales. Estoy segura de que lo podríamos conseguir, pero no por este camino.

 Imagen:noticiasdealcorcon.com

domingo, 7 de octubre de 2012

YO TAMBIÉN SOY CHUSMA



De chusma ha calificado Alfonso Ussía a los ciudadanos que se manifestaron junto al Parlamento en Madrid el pasado 25 y 29 de septiembre. Si esos ciudadanos que expresaron su indignación, según sus derechos democáticos, ante un gobierno y unos representantes del pueblo que parecen ciegos y sordos a los problemas de aquellos a los que representan, y lo hicieron de forma pácifica y comprometida, entonces  yo también soy chusma. Por supuesto no lo soy si se refería a la minoría violenta que siempre aparece en las manifestaciones y que agredieron a la policia, o si se hubiese podido referir a los que empleando una fuerza desproporcionada aporrearon y patearon a ciudadanos, o a los que dieron la orden de reprimir violentamente a los que ejercían su derecho, o incluso llevaron ante la justica a los "golpistas"   (  afortunadamente, la justicia ha dado carpetazo al asunto, que bastante tiene con perseguir a corruptos y dilucidar dónde está el dinero robado al pueblo por el fraude fiscal).
Hoy lo he vuelto a ver, entre sus compañeros al salir sonriente del juzgado: no han dicho su nombre, no es una estrella. El hombre de pelo largo y alborotado, un tanto canoso, con una bolsa de plastico en la muñeca, cazadora tejana, y las manos blancas levantadas, entre los manifestantes y el cordón policial, pidiendo calma: me pregunto si es por esto por lo que lo detuvieron. Hoy sonreía. Y sí, si personas como él es a quienes se refiere   Alfonso Ussía como chusma, entonces yo también soy chusma

jueves, 4 de octubre de 2012

MONICA OLTRA, ESTA MUJER SÍ NOS REPRESENTA.

Hace un tiempo publiqué una entrada a propósito del exabrupto de la diputada del PP Andrea Fabra, y me sumaba a la protesta:”No nos representan”, escribí entonces. Hoy, después de oír la intervención de Mónica Oltra  el miércoles 26 del corriente, tengo que decir con entusiasmo: “Sí, sí nos representan; esta mujer sí nos representa”
Hoy el pueblo se levanta y protesta, con toda razón, delante del Parlamento, y expresan su menosprecio por la clase política. Y en este momento, mujeres como Mónica reafirman a todos y todas los que nos sentimos entusiasmados por el apasionante desafío de la política. Mónica ha tomado el Parlamento, sí, ella ha tomado el Parlamento y ha llevado el grito del pueblo hasta allí.
Ella se pone en la piel de la gente,  su juventud, su coraje y su empatía arrojan un rayo de luz y de esperanza en el  panorama político de nuestro país y pone en evidencia a tantos políticos corruptos o indiferentes, tan lejanos del pueblo, al que sobrevuelan en sus aviones para acudir a la final de fútbol comiendo jamón de bellota.
Sí, es un orgullo dedicarse hoy a la política, al bien común, a entrar en el Parlamento para llevar allí la voz del pueblo. Es apasionante. No podemos caer en la tentación de abandonarnos al cansancio y la desesperanza,  ni permitir que el caos o una nueva Dictadura remplacen a una democracia moribunda. Hoy más que nunca se necesitan hombres y mujeres comprometidos con el bien común dentro de la política.
Tuve la suerte de coincidir con Mónica en el Primer congreso de Equo. Era una más, dentro del estilo de EQUO, donde desde el primero al último se sientan en una mesa a trabajar sin más presentaciones. Sólo sabía que se llamaba Mónica. Hoy, oyendo su intervención me siento orgullosa de estar en el mismo Equipo. El equipo del pueblo.
Gracias, Mónica.

( Os recomiendo  escuchar hasta el final su intervención en : http://youtu.be/E9csA9Y7UhM)

lunes, 1 de octubre de 2012

LOS NUEVOS RICOS


Siempre ha habido ricos y pobres, dicen. Y siempre los habrá, añaden resignados. Y a esto hay que añadir “los nuevos ricos”. Algunos incluso señalan que estos son los peores.
Hoy están proliferando estos nuevos ricos justamente en lugares donde presuntamente se luchó por un ideal igualitario: Rusia y China, países que las empresas del lujo miran frotándose las manos. Un nuevo mercado de joyas y coches de lujo (aparcadas las viejas bicicletas que ahora pretendemos hacer circular por nuestras calles occidentales). Por no mencionar países árabes donde la riqueza de sus príncipes contrasta escandalosamente con la pobreza del pueblo.
Claro, se apresurarán a explicar algunos: los ateos comunistas no podían terminar siendo de otro modo, lo mismo que esos ricos países árabes. Pero no: aquí no se libra nadie. Líderes cristianos, como el republicano Mitt Romney y otros mucho, acumulan riquezas y emplean mil artilugios para no compartirlas y defraudar.
Deduzco entonces que el poder va asociado a la riqueza, y que esta acaba corrompiendo cualquier ideología o creencia, deducción que podría llevarme al derrotismo. Pero no es así, por ellos, los individuos que son inspiración y esperanza para el género humano, curiosamente sean cuales sean sus creencias. Gandhi, que entregó su vida por la libertad y la paz, hinduista; Muhammad Yunus, luchador contra la pobreza de la que ha ayudado a salir a tantos hombres y mujeres, musulmán; Vicente Ferrer, cristiano, que gastó su vida ayudando a salir de la miseria a los más abandonados en la India; o el presidente de Uruguay, que se proclama ateo, José Mújica, y que está viviendo en su pequeña casa en Rincón del Cerro, situada en una zona de clase media en los alrededores de Montevideo. La morada no puede ser más modesta lo que le convierte en el presidente más pobre del mundo. A sus 77 años no ha cambiado de ropas, de vida o de amigos con la llegada al poder y confiesa que espera concluir su mandato para descansar en su casa.
Y a la imagen de estos hombres, y del Dios que los inspira, se me superpone la imagen de los poderosos. Ayer mismo vi en Salvados el interesante documental de Jordi Évole sobre la industria armamentística en el que entrevistaba entre otros al ex ministro de defensa Eduardo Serra. Y ante esto podría preguntarme cómo puedo seguir creyendo en la fuerza de la conciencia colectiva, en los ideales de la fraternidad y la igualdad, en la posibilidad de contribuir a la construcción de un sistema diferente. Me lo he preguntado muchas veces, y sigo encontrando la misma respuesta: porque es la única manera de vivir realmente, de transitar el breve tiempo de la existencia gozosamente. Nadie aplastará sus almas, nadie apagará su luz, la de los hombres y mujeres como Gandhi, Muhammad Yunus, Vicente Ferrer y su maestro Jesús de Nazaret, o el ateo fraternal José Mújica, hombres de todas las épocas, de todas las tierras.

imagen:exclusivadigital.com

Cuando lo extraescolar es el alma de la educación.

El martes pasado, 11 de junio, tuve el privilegio una vez más de disfrutar de lo que significa educar. Educar ha sido y es una pasión en mi...