lunes, 29 de abril de 2013

BANGLADESH, JUSTICIA Y CARIDAD

La noticia del derrumbe de un edificio en Bangladesh, donde han muerto muchos trabajadores ( en su mayoría mujeres) de un taller textil, nos puede conmover, pero sobre todo indignar. El edificio amenazaba ruina, se había advertido del grave peligro, pero los trabajadores fueron obligados a acudir, a sentarse ante sus máquinas para confeccionar las prendas de vestir para compañías extanjeras, algunas españolas. Me pregunto si alguna de ellas se tranquiliza la conciencia con donativos para los pobres. Y eso me hace reflexionar una vez más sobre el ejercicio de la caridad y la lucha por la justicia.
Quiero dejar claro mi respeto y admiración por tantos hombres y mujeres que ofrecen parte de sus recursos a ayudar a los más necesitados; reconozco que en situaciones de emergencia es imprescindible estas actuaciones: si mi hijo pequeño se estuviera muriendo de hambre, no tuviera ropa o un techo ¿cómo no iba a agradecer que alguien le ayudara en esta situación de emergencia? Si un enfermo tiene 40 de fiebre ¿no se le va a proporcionar un medicamento que le baje la fiebre?
Cierto, pero esto no supone que no se busque el origen de la enfermedad o de la situación de pobreza y se luche por atajarla. Esta búsqueda y esta lucha son imprescindibles.
La caridad no debe nunca remplazar o aplazar la exigencia de justicia; debe ser un tratamiento de urgencia y transitorio, y nunca un placebo, o una excusa, o una actuación hipócrita e interesada para apagar la lucha por la justicia. Los que están interesados en mantener un orden injusto se parapetan muchas veces tras un telón de falsa caridad, protegen y apoyan a bombo y platillo a instituciones que ejercitan actuaciones de beneficencia, y al mismo tiempo persiguen y boicotean a cualquiera que exija más justicia y equidad.
Es preciso el despertar de las conciencias a nivel mundial, la confluencia de todos los intentos por conseguir un orden más justo y humano. Lo ocurrido en Bangladesh no nos es ajeno, somos en parte causa y a la vez posible solución.


Imagen: clarin.com Mundo

sábado, 27 de abril de 2013

NUNCA AHOGARÁN LA RAÍZ DE LA VIDA

Siguiendo con lo que escribí hace unos días, supongo que me diréis que del amor no se come. Algunos han ido incluso más lejos. Nietzche decía que los débiles y fracasados debían perecer, o Hobbes que el hombre es un lobo para el hombre; la compasión, la empatía es para muchos una debilidad. Sin embargo me reafirmo en mi opinión de que amar es lo que realmente nos beneficia y lo que realmente beneficia a los demás. Claro que para entender bien lo que afirmo es necesario que explique lo que entiendo por “amar”. Amar puede tener muchas manifestaciones, muchos modos de expresarse, de revestirse: desde el beso de una madre a su hijo, o de una persona a su amante, desde la lucha y el compromiso por aliviar a otro, por el bien común, desde la alegría de compartir con los amigos grandes o pequeñas cosas, o penas, dudas o fracasos. Todo esto puede ser expresión de amor, pero en todo caso el amor es la raíz profunda de todo ello. Y en su núcleo el amor es la mayor grandeza, la mayor belleza, el mayor poder y fuerza, y la más profunda sabiduría que el ser humano pueda desear.
No se trata de ignorar hasta que punto los seres humanos podemos llegar a ser egoístas, crueles, ambiciosos, necios; se trata de mirar de frente y sin miedo este lado oscuro de todos nosotros, con la suficiente lucidez para descubrir el núcleo positivo de nuestra existencia y la enorme potencia que se desencadena cuando lo liberamos, cuando no nos avergonzamos de sentir, de reír, de llorar. De amar.
Porque siempre habrá una madre que abrace a su hijo, un amante que se entregue a su amante, un amigo que abrace a un amigo, un hombre, una mujer que asuma su compromiso y su responsabilidad vital por el bien común. Y las guerras, las tiranías, los abusos, las injusticias se sucederán, bañarán de dolor nuestra tierra. Pero nunca ahogarán la raíz de la vida.

Imgen:maricruzpe

miércoles, 24 de abril de 2013

A LOS JÓVENES DETENIDOS EN VALLECAS, Y A SUS MADRES

          Cuanto menos racional y veraz es un comportamiento,más se recurre a la represión; cuanta más violencia y represión ejerce un individuo o grupo, más en evidencia queda su iracionalidad y falsedad.Y el peor daño que puede causar un sistema represivo es inocular su germen en aquellos que reprime, impulsándolos a reaccionar con la misma violencia.

   Nuestras armas deben ser la fuerza de la razón y la palabra, la unión, participación y cooperación de todxs los que deseamos un sistema económico y social más equitativo. No abandonemos la lucha pacífica y obstinada.


lunes, 15 de abril de 2013

COMPLEJOS


Las relaciones humanas están cargadas de complejos, y esto es algo que las daña profundamente.
Complejos de inferioridad, que nos anulan y nos encogen.
Complejos de superioridad, que nos hacen atropellar y pisar a los otros.
Y sin embargo, ambos complejos carecen de fundamento.
Porque nadie es inferior, nadie superior ¿en qué, cuándo, en relación a qué, bajo qué criterio? ¿ en dinero, poder, fama, conocimientos...o felicidad, bondad ? ¿ en el breve periodo de madurez, en los años de junventud, y luego, en la ancianidad, o antes, en la infancia? ¡Todo es fugaz! ¿ bajo qué medidor o indicador, qué mide la felicidad, la dignidad humana, el auténtico valor del ser humano?
 Toda la vida es un largo camino, un arduo aprendizaje, un enorme esfuerzo por alcanzar la sabiduria. Y la sabiduria es necesariamente humilde. Se ha asociado humildad a encogimiento, abatimiento; para mí es algo asociado a grandeza humana, a ver las cosas no desde el suelo sino desde lo alto, para apreciar su auténtica medida. Y desde lo alto se aprecia mejor lo pequeño que es todo y lo insignificante que son las diferencias entre las personas. Se descubre la igualdad, que  nos hace respetarnos a nosotros mismos y respetar a los otros.

Imagen:parroquiavilladelrio.blogspot.com

martes, 9 de abril de 2013

"MIEL DE ACACIAS" BREVE RELATO POR LA ESPERANZA Y EL CORAJE

Un breve relato contra la desesperación, por la esperanza y el coraje. La lucha de una mujer a quien la vida seduce, a pesar de todo.

UN VIAJE POR EL DESIERTO


A LA VENTA EN LIBRERIAS

En la librería La Fugitiva, C/Sta. Isabel 7, Madrid.

Sin Tarima, C/ del PRÍNCIPE, 9, Madrid
Sin Tarima, C/Gravina, 12, Madrid
Librería Vizcaya ,
Alcorcón Librería Cosmos, Alcorcón

Disponible en Web :
Queimada Ediciones
imagen:disfrutamarrakech.com

domingo, 7 de abril de 2013

AL FINAL DE LA VIDA



Al final de la vida, hay una sola cosa que desearía : poder leer en la mirada de Dios las palabras de Jesús a Magdalena: "Has amado mucho". No importan los aciertos o los errores, los triunfos o los fracasos, lo único importante es haber amado, en lo grande y en lo pequeño, en lo público y en lo privado. Es lo único realmente benéfico para los otros, es lo único realmente benéfico para nosotros mismos.

miércoles, 3 de abril de 2013

LA MIRADA DE DIOS.


La mirada de Dios es Luz y Bondad, sobre todo y sobre todos. Este es el mensaje de Jesús, que tanto nos cuesta comprender, porque nuestro corazón está lleno de sombras y rencores, que proyectamos a todas nuestras ideas y fabulaciones, creándonos un dios a nuestra imagen y semejanza. Me viene a la imaginación los rostros enfurecidos de creyentes lapidando, crucificando, quemando en la hoguera, escupiendo, maldiciendo a los que no adoran a su dios, a los que no se acomodan a la imagen de dios, pequeño ídolo, que han fabricado; y lo hacen en nombre de ese mismo dios, en nombre del celo por defender a su dios, por defender su honor, por limpiar las ofensas cometidas contra él. ¡Cuánta oscuridad, cuánta ignorancia, cuánto fanatismo! También en los que se consideran no creyentes, cuando atacan con la misma furia a los creyentes.


Cuando llegamos a comprender el mensaje de Jesús,  aunque sólo sea por un ínfimo instante y sólo un poco, todo cambia. Nos anuncia un Dios que no condena sino que salva. No condena, porque Dios no es ofendido por nuestra maldad. Dios es la Felicidad plena.  Somos nosotros los que nos ofendemos, los que nos dañamos, cuando nos alejamos del objetivo de nuestra existencia: esa misma bondad, esa misma felicidad, ese abrazo con el que es. Por eso la mirada de Dios es compasiva, no condena sino que salva. Y no hay infierno comparable con la conciencia de sentir que nos hemos alejado de aquello para lo que existimos. Pero él es la espera abierta a nuestro retorno. El es la Felicidad que nos espera al cabo del camino. No hay ira, no hay castigo: es sólo un padre que espera todos los días la vuelta del hijo. Ese es el Dios de Jesús. Y es la mirada de Dios la que los demás deben descubrir en nuestros ojos.

Imagen: maricruzpe.blogspot

Caminando hacia ese punto de encuentro, ese abrazo con todo, que se traduce en acciones llenas de comprensión y compasión.

Hago una pausa durante un tiempo, para internarme en ese camino en búsqueda de respuestas.  "...somos conscientes de nuestra ...