miércoles, 26 de noviembre de 2014

Las elecciones municipales y otra forma de hacer política



Las elecciones municipales de 2015 y el fenómeno “Ganemos….” es una oportunidad única para cambiar la forma de hacer política.
En primer lugar, porque a pesar de que su carácter local puede hacer pensar que las municipales son de menor importancia que las elecciones generales, en las elecciones municipales tienen mayor incidencia las personas, especialmente en municipios pequeños, y esto es fundamental para la regeneración de la política. En las municipales se señalan los problemas de los vecinos y vecinas y se proponen los programas de los distintos partidos y las personas que los llevarán a cabo.  Más que ideologías son realidades. Problemas y sus soluciones, y sobre todo, personas. En las municipales se da lo mejor de la política: la proximidad entre el hombre o la mujer que va a ejercer la función política y sus vecinos y vecinas.

Los políticos se comportan con demasiada frecuencia en los periodos electorales como charlatanes de feria que venden crecepelos en las plazas, y como pavos reales que extienden sus colas presentándose como los salvadores del pueblo. Pero no: el pueblo se salva el mismo, se salva por los hombres y mujeres honrados que trabajan cada día y hacen que el mundo siga girando, los panaderos, los conductores del metro y autobús, los barrenderos, los jardineros, las maestras, los enfermeros, las doctoras, las ingenieras, los peluqueros, los músicos, las pintoras, los obreros, las empresarias, las personas que cuidan a los niños y a los ancianos, los cocineros…tantas y tantas personas que de modos tan diferentes ganan su vida y prestan un servicio a la comunidad. Y a esa gente hay que respetarla, representarla y mirar por sus intereses. El político no debe ser más que un interino que dedica parte de su tiempo, de su vida, al bien general de sus vecinos y vecinas.

Además, no basta con hacer que el péndulo se incline a derecha o izquierda, o con “echar” a los que tienen el poder. Se está poniendo el acento en el dinero, en la limitación de los sueldos, y eso está bien. Pero la raíz es el poder, y la degeneración está en el abuso de ese poder. Este abuso de poder se ha dado en partidos de derecha y de izquierda. Se trata, por consiguiente, de inventar sin miedo una forma nueva de hacer política. Si el ser humano fue capaz de inventar la rueda, el fuego, el leguaje ¿no será capaz de superar modelos caducos, reciclar todo lo bueno que pudieran tener, e inventar el futuro?


Las municipales serán el mejor laboratorio para la creación de esta nueva vacuna que sane a la política de la peste: el abuso de poder y su utilización para el propio provecho. Y Ganemos nuestra ciudad, puede ser una buena formula.

viernes, 21 de noviembre de 2014

FIARE : hay alternativas, desde iniciativas de personas que se unen para cambiar el sistema desde dentro.

FIARE : hay alternativas, desde iniciativas de personas que se unen para cambiar  el sistema desde dentro.

Cuando el dinero es el centro y la persona su siervo, el sistema se corrompe.
Cuando la persona y su dignidad es el centro y el dinero un mero instrumento, el sistema sana.
El sistema financiero es una de las claves de este cambio.
FIARE es una alternativa.
El martes 25 de noviembre, a las 19:30, en el ATENEO POPULAR  de Alcorcón tendréis la ocasión de informaros sobre esta nueva forma de entidad financiera. Muchas ya confiamos en Fiare.

martes 25, en Ateneo Popular, C/ Virgen de Iciar 15 
(pequeño centro autogestionado, en un sencillo bajo  )
Con la colaboración de Alcoress, asociación por el empleo social y sostenible.




miércoles, 19 de noviembre de 2014

Violencia de género, el más claro exponente del abuso de poder




La violencia de género, junto con la violencia sobre los niños, es el más claro exponente del abuso de poder que corrompe la esencia de la sociedad. Iluminar esta nueva mirada es uno de las mejores herramientas para cambiar la ética del poder de nuestro sistema por la ética del cuidado.
Asistir a esta charla nos brinda esta nueva mirada.

domingo, 9 de noviembre de 2014

Intrigas y misterios del Viejo Madrid”


¿Quieres escuchar? Voces de antaño susurrándote al oído sus secretos. Algunas fantasiosas, otras misteriosas, pero todas parte de un pasado que vuelve para hacerse oír en cada rincón de la ciudad: Leyendas negras, macabros sucesos, misterios no resueltos y fenómenos sobrenaturales que incluso hoy, escapan a nuestra razón…
¡Atrévete a conocer los secretos que esconde el Viejo Madrid!
 intrigas y misterios 9 y 16 de noviembre
Estimados amigos/as
 Una vez más, volvemos con nuestro recorrido “Intrigas y misterios del Viejo Madrid”, otra nueva oportunidad para conocer un poco más la historia de Madrid y sus secretos.
 Las visitas se realizarán los domingos 9 y 16 de noviembre a las 11.00 , y el punto de encuentro será en la Plaza de la Encarnación frente al Convento.
 Como en otras ocasiones,  el coste de la actividad será libre, es decir, dejamos abierta la posibilidad de apoyar nuestro proyecto PlanVe con la aportación económica que mejor se adapte a cada persona.
 Si queréis participar en la visita, solo tenéis que escribir a info@planve.es y decirnos qué día queréis participar, vuestros nombres y un teléfono de contacto. Os recordamos que las plazas son limitadas.
Esperamos que sea de vuestro interés.
Un saludo
 Angélica García y Vanessa Solano

sábado, 8 de noviembre de 2014

Los pilares: la gente. Ni mesías ni caudillos.

Los pilares: la gente.

La sociedad no se sostiene, ni sigue caminando porque tal o tal partido gobierne un país: se sostiene por la gente, la gente que trabaja, que gana su pan y mantiene a los suyos y de rebote a los demás. Los maestros, los panaderos, los conductores de autobús, los ingenieros, los médicos, los enfermeros, los músicos, los abogados, los comerciantes, los fabricantes de zapatos, los camareros, los cocineros, los investigadores, los empresarios, los obreros, los escritores, los abogados, los agricultores, los camioneros,  los peluqueros, las personas que se ocupan de las tareas domésticas, de los mayores, de los niños…tantas y tantas personas, tantas y tantas maneras de ganar su pan y ofrecer a las demás personas un servicio. Esa es la gente, esa es la sal de la tierra y el fuego del hogar humano, ese es el motor del cambio.
Y luego están los políticos: los que fastidian a  la gente de un modo u otro, los que ni fú ni fa, y, como un sueño, los que son gente para la gente: los únicos que tienen legitimidad.

Estamos en un momento de cambio, pero solo avanzaremos si el cambio es radical, y para eso hace falta la suficiente honradez y lucidez para decir: nos equivocamos, nos corrompimos; los sistemas políticos que creamos han caducado. Hay que crear algo nuevo, aprovechando los restos del naufragio.
De un lado los sistemas comunistas: han fracasado porque han olvidado la unicidad de cada persona, su libertad, su capacidad de ser diferente y de aportar desde su diferencia. Demasiados disidentes en campos de reeducación, en cárceles…No han estimulado la iniciativa privada, el esfuerzo, el mérito. Todos iguales, todos subvencionados, todos mediocres, adorando a un Mesías Rojo que les solucionará todos sus problemas, un papá Estado que les mantendrá en la inmadurez perpetua, y un profundo desprecio hacia los que consideran casta, cualquiera que destaque.
Del otro lado, los sistemas liberales, que han estimulado el individualismo atroz y despiadado, el crecer y alimentarse como un depredador que sabe que come o es comido y elige devorar a los más débiles y contemplar a los otros como un instrumento para su propio beneficio. Un sistema que crea cada vez más y más profundas desigualdades y que margina cada vez a más personas con un  profundo desprecio (que apenas disimula)  hacia los que considera chusma en vez de lo que son: sus semejantes.

Pero otro modo de hacer política, de ser representante de la gente, es posible. Una nueva conciencia de que la gente es lo primero y lo último: no necesitamos Mesías ni Caudillos,  hemos madurado,  hemos superado la infancia,  somos capaces, tenemos hoy herramientas potentes para comunicarnos y participar. Cada una es única y diferente, y  nadie tiene derecho a cerrarnos la boca o a hacernos pensar de un mismo modo; cada una tiene el deber social de contribuir al bien común con todas sus capacidades, todas las personas tienen que ser respetadas y su dignidad ser el objetivo primordial de los gobiernos que tienen que velar por que así sea: el esfuerzo y el merito deben tener su justa recompensa, pero debe existir la redistribución de bienes que evite la acumulación de estos en unas pocas manos y la exclusión de una mayoría. Hemos contemplado en una foto que ocupó las portadas de los periódicos la imagen más clara de hasta qué punto el ser humano puede perder su dignidad: la de unas personas jugando tranquilamente al golf frente a la valla de Melilla donde permanecían encaramados decenas de africanos. Y al hablar de personas que han perdido su dignidad de ser humano, me refiero a los golfistas.


Libertad, Igualdad, Fraternidad: solo unidas son auténticas.
Soy chusma, soy casta, soy gente.

Imagen: menorca.info

lunes, 3 de noviembre de 2014

Otra forma de ocio: Non Tourist Project. Locos por los masajes


KREACTIVA ANIMACION SOCIAL, S.L. Jose Mari Macias (josemari@kreactiva.net) +34.669541334 ...


INFÓRMATE: KREACTIVA ES UNA EMPRESA SOCIA DE ALCORESS.

EL LAICISMO EN EL PROGRAMA ELECTORAL




            Uno de los reproches a los distintos partidos políticos que nos han gobernado es el de no haber cumplido el programa prometido en las campañas electorales. Por eso estoy de acuerdo en la necesidad de ser honestos y transparentes a la hora de elaborarlo y hacerlo público.

Es muy importante distinguir entre el objetivo óptimo que se pretende alcanzar y los objetivos parciales y posibles que podemos alcanzar, y así hay exponerlos en el programa. No siempre lo mejor es lo bueno.
Ocurre con el laicismo, como con otros puntos de un programa, que podemos defenderlo con razonamientos e imponerlo por la fuerza cuando alcancemos el poder. Pero ambos pasos son discutibles. En primer lugar, nadie nunca puede tener la certeza de que su argumento es perfecto. La razón, aún siendo uno de los mejores atributos del ser humano, es imperfecta. Nadie posee la verdad absoluta, la visión completa de todos los puntos de vista. En segundo lugar, el imponer algo por la fuerza es eficaz solo a corto plazo, es una victoria temporal preludio de un futuro enfrentamiento. Y la razón de la fuerza no es la mejor ni mucho menos. Así entramos en una espiral interminable de violencia.
Démosle una oportunidad a la democracia y a la paz. La paz es el camino, y la democracia real su mejor instrumento. Digamos y hagamos lo que creemos que debemos hacer, con valor y paciencia. No todo ahora, sino contando con los sentimientos de todas las personas, buscando consensos, no destruyendo lo positivo que existe en la religión. Dando tiempo a que la conciencia social despierte. Y creyendo siempre en la riqueza de la diversidad.
No se trata de claudicar de nuestros principios, se trata de luchar por ellos de modo diferente al modo como otros impusieron los suyos. No hagamos lo que todos hacen cuando alcanzan el poder: dominar. Me tacharéis de ingenua, de que así no se hace política. Pero es que esta política es la que la gente ha repudiado. Inventemos el futuro, somos capaces.


sábado, 1 de noviembre de 2014

EL LAICISMO ¿ESPERANZA O AMENAZA?


¿En nombre de qué dios inventaremos el futuro?
Se llama libertad, igualdad, fraternidad. Felicidad, y Dios si quieres. Y está dentro de cada ser humano, más allá de todas sus circunstancias y accidentes.
Como ser social que es esta criatura, se agrupa con sus semejantes para sentirse arropado y seguro. Y          reviste de mitos, dogmas y ritos ese dios que lleva dentro. Cada grupo lo colorea y lo envuelve con las melodías de su tierra, de su cielo y sus ríos. Distinto cada uno, pero en el fondo es el mismo si lo despojamos de los adornos con los que cada tribu lo ha revestido.
Es un sentimiento profundamente arraigado, por eso los tiranos saben que dominándolo dominarán a sus semejantes. De este modo las religiones y todos los totalitarismos son secuestrados una y otra vez para someter a los individuos.
Hoy se anuncia en nuestro país un cambio profundo que muchos miran esperanzados y otros con temor. En este cambio la religión no ocupa un lugar tangencial. Puede ser un factor de fractura social o un elemento para la convivencia pacífica. Para esto último es imprescindible que tanto los creyentes, especialmente los católicos, como los que se rebelan con amargura por la imposición del poder de la Iglesia Católica en la sociedad española, distingan la diferencia entre la religión cristiana y el instrumento de poder en el que ha sido convertida por sus secuestradores.
Los católicos deben ver con alegría el fin del secuestro que ha posicionado a su Iglesia al lado de los poderosos, que la han utilizado a cambio de privilegios y dádivas. Es una ocasión única de volver a las fuentes del Evangelio, ese hermoso mensaje de fraternidad universal, de entrega y amor a todas las personas, de estar siempre al lado del que nos necesita. Aunque nos quitasen nuestras subvenciones, nuestros templos, nuestros palacios, si es para dar de comer a los que tienen hambre o dar un techo a los que no tienen casa ¿no habríamos de alegrarnos por sentirnos más próximos a lo que Jesús nos enseñó? ¿no sería más reconocible su mensaje?
Y los que sienten la injusticia de los privilegios concedidos a la Iglesia Católica en España,  deben también ser capaces de reconocer la diferencia entre los poderes ocultos que manejan a una Iglesia secuestrada y la fe de muchas personas, y no atacar sus creencias sino a los cómplices del secuestro. El corazón de las personas y sus creencias deben ser siempre tratados con el máximo respeto.
La religión es el opio del pueblo según algunos. ¿También el arte, la música, la poesía? El buscar lo bello y lo bueno más allá de nosotras mismas, o más acá, en lo más profundo de nuestros corazones. Somos así, los seres humanos, racionales, y también emocionales, sensoriales, creativos, imaginativos. Capaces de inventar a dios, o una razón y un sentido a la vida, o descubrirlo.

Necesitamos encontrar un sentido a la vida, una razón a la fraternidad, algo que nos transcienda y nos una: religión, conciencia social, conciencia colectiva… El marxismo y el cristianismo tienen tantas cosas en común, al fin y al cabo.

Hemos inventado el futuro, tantas veces. Y podemos seguir haciéndolo, construyendo sobre los errores y divisiones un espacio donde cada una pueda ser libre y única, donde todas seamos iguales y fraternales. El nombre de tu dios, a mí no me importa. Sólo necesito algo para sentirte mi hermano.

P.D.
Quiero añadir la reflexión de un amigo: el paralelismo con el fútbol. Cuando lo expuso, hubo quien señaló que se trataba de algo distinto. Y sin embargo es distinto en su esencia, fútbol y religión son distintas realidades, pero no lo son como instrumentos del poder político y económico. Del mismo modo que el poder secuestra y convierte a la religión en un instrumento de dominio, el fútbol se convierte en otro magnífico medio de control de masas. Y como todo medio potente, en un medio caro para el Estado. No tengo los datos de la cuantía del dinero obtenido de nuestros impuestos que se dedican a cubrir los privilegios de la Iglesia Católica y de los clubes de fútbol, pero es indudable el paralelismo. O lo empleado en la exaltación del líder en los países de régimen totalitario.



Caminando hacia ese punto de encuentro, ese abrazo con todo, que se traduce en acciones llenas de comprensión y compasión.

Hago una pausa durante un tiempo, para internarme en ese camino en búsqueda de respuestas.  "...somos conscientes de nuestra ...