domingo, 16 de agosto de 2015

Elecciones, elecciones, elecciones.


¿Les queda tiempo a los políticos para otra cosa que no sea hablar de sí mismos y de sus oponentes? A veces nos preguntamos si la política no se ha transformado en metapolítica, y los políticos en metapolíticos: personas dedicadas a ellos mismos, a promocionarse, defenderse o denostar a sus oponentes. Oyéndolos, elección tras elección (europeas, autonómicas, municipales, generales…y vuelta a empezar, con el añadido de las primarias en cada partido) nos preguntamos: ¿y nosotras qué? ¿y  nuestros problemas?
¿y la gente que realmente los resuelven: los maestros que educan a nuestros hijos e hijas, los profesionales que se encargan de nuestra salud, los funcionarios, los técnicos, los artesanos, los obreros, los empresarios, los artistas…la gente que cada mañana se levanta a su trabajo y por la que el mundo sigue y seguirá aunque todos los políticos desapareciesen?

Algo hay que hacer, algo no funciona. 

Y no me cansaré de repetir que hay personas que se dedican a la política por convicción, profundamente comprometidas con el bien general y con una conciencia social admirable. Estas personas merecen todo nuestro respeto. Pero el sistema necesita mejorar, corregir esta sobresaturación propagandística de las elecciones.

imagen: Promo_slices49.jpg Daniel Vendrell, otros

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El valle de los narcisos, capítulo 11: quedar atrapado.

11. Mi madre golpeó suavemente a la puerta de mi habitación antes de asomarse. _ David ¿hoy no piensas comer? Me pareció una pr...